Es necesario dejar de mezclar la política con deporte. En mi opinión, fútbol y política deben separarse absolutamente porque la política divide y los colores deportivos unen. Convertir un estadio en un mitin político o utilizar la imagen del club para vender mensajes que no son plurales, puede acabar por desvirtuar la grandeza de este deporte. El fútbol es pasión y tiene la capacidad de unir a gente muy diferente, pero al final comparte unos sentimientos encontrados como el caso de los colores blanquiazules.

No entendiendo porqué un expresidente como Collet dice que el RCD Espanyol debe posicionarse al lado de la Generalitat en el tema del referéndum. Le recuerdo que cuando ha tocado vender Catalunya al mundo, el Espanyol ha desaparecido de los videos publicitarios de la Generalitat. El reciente caso de la campaña de la Agencia Catalana de Turismo: ‘Si sientes el FC Barcelona, sientes a Catalunya’, una campaña en la que parecía que no existía ningún otro equipo más en toda Catalunya que el Barça.

Además, una posible independencia de Catalunya dejaría fuera de la Liga Española al RCD Espanyol, tal y como se recoge en la Ley del Deporte. Cuando el Espanyol con sus casi 117 años de historia, es el quinto equipo más longevo de España y uno de los pioneros en disputar la Liga Española. La historia demuestra el vínculo imposible de romper entre ambos.

Por suerte, la directiva ya trasladó que no se posicionaría en temas políticos y que rechazaba sumarse al Pacto Nacional por el Referéndum independentista. Una decisión acertada y que demuestra la independencia del Espanyol con la política. Era totalmente innecesario y absurdo posicionarse en un tema como la independencia de Catalunya, ya que lo único que conseguiríamos es dividir a los pericos en una decisión extradeportiva.

Alberto Fernández Díaz

Socio del RCD Espanyol

Presidente del grupo municipal Popular en el Ayuntamiento de Barcelona