El Espanyol ya prepara la próxima temporada, un curso que también estará marcado por un ajetreado mercado de fichajes. Será un verano movido para la secretaría técnica, con muchas negociaciones, tanto de salida como de entrada. En el grupo de jugadores que saldrán encontramos a Víctor Álvarez, Salva Sevilla y José Antonio Reyes que terminan contrato, además de Caicedo, Álvaro Vázquez, Roberto y Hernán Pérez que tienen difícil su continuidad en el club perico.

El joven canterano Víctor Álvarez ha pasado de ser uno de los jugadores más utilizados en las dos anteriores temporadas a un papel totalmente residual en el nuevo proyecto a manos de Quique. El defensor ha disputado tan sólo 196 minutos en Liga, repartido en tres partidos y su valor de mercado ha descendido en 1 millón (2,5m a 1,5m) según la reputada página de transfermarkt. El almeriense Salva Sevilla también es otro de los jugadores que termina contrato, y con sus idas y venidas dentro de la alineación, nunca ha terminado de tener protagonismo desde que llegara del Real Betis en la temporada 14/15. El andaluz ha disfrutado de pocos minutos sobre el terreno de juego, un total de 269. Por último, dentro de esta categoría de jugadores que vencen contrato, José Antonio Reyes ha cuajado actuaciones brilllantes, como por ejemplo, su golazo en el último suspiro para dar la victoria (2-1) contra el Betis. El utrerano ha aportado minutos de calidad entrando desde el banquillo y siendo importante dentro de la segunda unidad del equipo. El tramo final le ha pesado y sus reiteradas molestias le han terminado por lastrar en su rendimiento. Todo indica partirá hacia China.

Si el Espanyol quiere hacer negocio, Felipe Caicedo es probablemente el mejor activo que tiene en la plantilla. El internacional ecuatoriano que a punto estuvo de salir en el mercado invernal, fue recuperado para la causa pero no ha dado el nivel esperado y tiene todos los números de salir en forma de venta a final de la presente campaña. El delantero ha tenido ofertas de China y Turquía. El problema que su mala temporada hace que pierda una parte importante del caché y es que si analizamos de nuevo transfermarkt el valor ha decrecido de gigante: de 9 millones a 3 millones. El siguiente en la lista es Álvaro Vázquez, petición expresa de Quique Sánchez Flores. El canterano espanyolista volvía con mucha ilusión a casa, pero se ha visto relegado por sus compañeros en la punta de ataque.
Pese al compromiso con la plantilla, Álvaro no ha justificado los 3 millones que el club desembolsó el pasado verano por sus servicios. Es otro de los jugadores que ha perdido valor con el paso de la temporada. Casos más complicados son los de Hernán Pérez, que renovó recientemente con el Espanyol, y Roberto Jiménez. El paraguayo ha perdido fuerza en las alineaciones del preparador blanquiazul y ha servido como revulsivo. Su estilo de juego ‘alocado’ es lo que hace que no haya tenido tantos minutos en un equipo que se caracteriza por su estilo de juego ordenado. Para terminar, el guardameta madrileño llegó al Espanyol procedente del Olympiacos por 3 millones de euros y el club quiere recuperar parte de esta compra. Tras una magnífica pretemporada, el cancerbero empezó dubitativo y con varios errores individuales que le han condenado al ostracismo. El Málaga de Míchel, quien ya lo tuvo en Grecia, apunta a ser el destino de Roberto.