Barcelona conmemora los 25 años de los Juegos Olímpicos con un programa de actividades. Así como en el pasado derbi del 29 abril frente al FC Barcelona se hiciera un homenaje previo al partido, las autoridades barcelonesas han instalado un panel de información sobre el estadio de Sarrià.

“El campo de fútbol que había aquí se inauguró en el año 1923 y fue la casa de los periquitos hasta el año 1997 hasta que se derribó. El estadio tenía una capacidad de 44.000 espectadores. Fue sede del Mundial de Fútbol del año 1982 y durante los Juegos de Barcelona también fue una de las 5 sedes de fútbol”, reza la placa instalada en los terrenos que ocupan lo que antaño era el templo espanyolista.

Poco a poco recupera su historia el mítico estadio que tantas tardes de gloria vivió con el Espanyol durante varias décadas.