Parece que no somos tan raros los pericos que silban a Gerard Piqué cuando hace presencia en nuestro estadio, le han abucheado los aficionados de la selección española, le han silado hace pocos días en el Tenis y ahora lo van a pitar hasta en las salas de espera de los hospitales, si un día las pisa, claro… Y es que el molt honorable presidenciable recibió el otro día un vergonzoso trato preferencial de niño de papá en el hospital público de la Vall d’Hebrón.

Primero de todo, fue recibido con todos los honores por el mismísimo gerente del centro Vicente Martínez y fuentes sindicales afirman que llegó a saltarse hasta un total de 92 enfermos que estaban esperando su turno como todo hijo de vecino. Piqué llegó a urgencias aquejado de una gastroenteritis (ahora se le llama así) Parece que hay gente que no sabe vivir sin hacer trampas… ¡Waka, waka!

Así lo cuenta El Español.com :

Gerard Piqué recibió un trato preferencial en el hospital público más colapsado de Cataluña. El defensa del FC Barcelona acudió al Hospital Universitari Vall d’Hebron la madrugada del 12 de mayo aquejado de una gastroenteritis. Según fuentes sindicales, Piqué fue recibido por la dirección y se saltó las colas, aunque las urgencias estaban a rebosar.

La información llevaba días circulando por redes sociales y grupos de WhatsApp de trabajadores de Vall d’Hebron, el mayor hospital catalán y uno de los más saturados en su área de urgencias. El martes, representantes sindicales confirmaron los hechos a este medio.

“Fueron el propio gerente, Vicente Martínez, y el jefe de servicio a recibirle en la puerta, y Piqué esquivó el colapso de las urgencias, que ha experimentado un pico en los últimos días”, han indicado las fuentes consultadas.

“PROTOCOLO DE SEGURIDAD”

Preguntado por la cuestión, un portavoz de la institución ha indicado que la normativa de protección del paciente impide al complejo sanitario comentar casos concretos.

No obstante, el representante ha subrayado que en el caso del defensa azulgrana, igual que con el resto de personalidades que acuden a la institución de enfermos agudos “se siguió el protocolo de seguridad”.

Este conjunto de medidas está diseñado sobre tres ejes. “Garantizar la seguridad del paciente, velar por la protección del resto de enfermos y permitir que la persona reciba el tratamiento médico adecuado para su dolencia sin interferencias”, ha aclarado la misma fuente oficial.

“URGENCIAS COLAPSADAS”

El guante de seda con el que recibió Vall d’Hebron a Gerard Piqué llega en un momento delicado para el hospital. Representantes sindicales de la ciudad sanitaria barcelonesa han hecho hincapié en “un repunte en el flujo de pacientes en las urgencias hospitalarias”.

“Se han repetido las escenas que se vivieron en invierno: gente apiñada en las salas de espera, demoras larguísimas para visitar al médico y pacientes esperando cama en un box de urgencias durante largas horas”, han indicado.

Según la cuenta no oficial de redes sociales Adjuntos de Urgencias, un total de 92 enfermos esperaban cama en la institución sanitaria el lunes. Cinco de ellos llevaban esperando desde el 5 de mayo, diez días después de ingresar.