Los entrenadores nos formamos en proceso lindo y lleno de incertidumbres y soledad, continuo de constantes reciclajes, hoy por ejemplo es un sacrilegio estirar pasivo antes de un partido. También los formadores  nos inducen al famoso modelo de juego, que nada tiene que ver con tu idea de juego. He aprendido del fútbol y de la vida, de mis errores, estuve a punto de abandonar porque no era suficientemente maduro y en un momento de esas etapas de mi vida me confundí grosamente.

Acá en Paraguay vivo humildemente justo lo necesario, mis autos de 50.000 € los vendió mi hermano… ¡cuánto tengo que agradecerle! Mis 5 años de estudio de UEFA PRO son una clase de 1 hora con todo lo vivido aquí, ACEPTACIÓN. Querido y admirado David Gallego, qué buen futbolista eres, tienes mucho talento. Tú sabes que eso se entrena poco, pero la vida hay que entrenarla mucho.

Con lo de los modelos de juego ahora parece ser que tenemos la poción mágica: mi idea hasta el final aunque muera con ella. Con el paso del tiempo y, obviamente, con mis tropiezos te voy a hacer un paralelismo. Si tú tienes un cáncer, Dios me libre que no, aunque tengas al mejor oncólogo de Bellvitge, no te puedes quedar con una única solución. Estoy convencido que intentarías luchar por el camino que te puede dar diversidad de mejoras en tu enfermedad, el Español B estaba enfermo y tú lo sabes.

Tampoco  es seguro que Rojas Marcos tenga la panacea de la psiquiatría. A mí  me emociona por ejemplo ver a Toni Soldevilla ayer en una foto con su padre celebrando su 70 cumpleaños, cosas mías. Ese es su triunfo verle feliz y fuerte. Me entristece ver cómo murió Canito. Yo estaba de recogepelotas ese día que vi cómo celebraba el gol del empate del Español mientras calentaba en el otro campo. Yo también jugué con los otros, en aquella época marcábamos diferencia, eran otros tiempos por suerte, otros valores, ¡maldito capitalismo liberal! El otro día leyendo a Rojas Marcos, comentaba que su vida dejó de tener sentido después del accidente de coche en que murió su hijo, joder el número 1 de los psiquiatras estaba desquiciado…

Un técnico se forma en un largo proceso: vivencias como jugador, técnicos que te marcaron, tu sentir lo que vos realmente quieres que sea tu equipo, la identidad, obviamente tu proceso como estudiante, leer de todo, filosofía, literatura, biografías, etc… no sólo fútbol. Hasta en un campo de 4ª catalana aprendes y mucho. Me acuerdo del profesor Julià García, mítico técnico del fútbol catalán, la verdad que en lo táctico era muy reducido, sabía muchísimo, pero no quería mostrarse tanto. El tema es que los domingos éramos máquinas.

David, desde mi humildad, el año pasado viviste en el éxito del triunfo, efímero y tú sabes cómo va esto… Ayer eras “special one”, hoy no vales ni para el Gratallops. Hay una incertidumbre en ese proceso clave y te voy a hacer una síntesis; la palabra clave es CONTEXTO, hacer la casa desde los cimientos.

En el día más importante de tu vida hay una entrevista donde citas lo siguiente: “La idea la tengo clarísima (bufff, dime el secreto), si el club ha apostado por mí no puedo cambiar de filosofía” (filosofía en fútbol mal asunto), (sic) “intentaremos ser protagonistas, jugar en campo rival y tener mucha POSESIÓN…” (Que poquito me gusta utilizar la posesión como una idea, coño, claro que es mejor tenerla pero eso no es una idea), veo ahora centrales que hacen uno por uno la salida de balón, ¡la puta que los parió!

En cuanto objetivos, hablas de formar para el primer equipo jugadores que se enfrentan a padres de familia con la nevera vacía el día 20 y que su mujer trabaja 10 horas para pagar sus escuelas… ya sabes tú, esos jugadores de Segunda B  feos y rudos que la revientan sin pensarlo. Los nuestros viven y luego lloran… se tiran a la cancha a llorar después de descender, el otro equipo nos ganó bien, pero no hay que llorar, hay que ser duro y tú no te tienes que meter si un jugador del otro equipo hace el paripé. Todos para adentro y a callar.

Hay unas declaraciones del Guerrero Aguirre, ¡cuánto tenemos que agradecerle! a la pregunta picante de qué idea tenía él de juego para salvar al equipo, contestó (sic): “La verdad que no tengo ni idea, me interesa mucho más qué autos llevan los jugadores, ché, qué pinches hijos de puta  qué autos más lindos, quiero entrevistarles, ayer vi algunas chicas que esperaban a algunos jugadores, qué lindas son las catalanas…”  Evidentemente salvó a un equipo que estaba muerto. Poche estaba empeñado en jugar como los Spurs con 6 futbolistas de verdad.

Amigo David acepta, aceptar es bueno. He visto goles a pelota parada auténticamente de alevines, en ataque rápido nos han pillado abiertos en muchos partidos, porque los feos de Segunda B de la nevera vacía saben cómo matarte con poquito y eso es formar y contar lo que es Segunda B.

CONTEXTO David. Yo no puedo llegar a Paraguay sin antes estudiar su sociología, cultura, historia, para que cuando me digan “viniste acá a robar”, les explique que no es así.

Finalmente el Pasillo, supongo que Ramón Robert dio la orden, pero sólo con ver la foto de tus jugadores con el brazo atrás el partido lo perdiste ahí.

PD: SÓLO SÉ QUE NO SÉ NADA. Un abrazo humilde desde Paraguay.

Xavi Roura

Entrenador UEFA PRO, LICENCIA 2228