Power 8 así se llamó un día el estadio blanquiazul. Aunque algunos lo hemos llamado siempre Cornellà-El Prat y su nombre oficial sea RCDE Stadium. Se inauguraba el 2 de Agosto de 2009. Jugamos contra el Liverpool. 3 goles. Dos de Ben Sahar y otro Luís García. Nuestra bandera es siempre blanquiazul y nuestro escudo es coronado. Así casi ya la friolera de 119 años de historia.

Recuerdo esto, porque única y exclusivamente es la bandera y el escudo que defendemos en nuestro estadio. Ni más ni menos. Es deporte. Es fútbol. Chin pun.

Que el no posicionamiento del club en temas políticos haya hecho saltar chispas a otros clubes o instituciones no es problema nuestro. Es más, nos debería orgullecer. Que digan, que hablen o que ladren en algún programa de esos “graciosos” del late night, porque yo desde mi sofá seguiré pensando que a algunos les faltan dos veranos.


En los desplazamientos, pues lo de siempre. Habrá de todo como en todas partes. Por más que nos griten “a segunda” no hay mayor patada en la boca que seguir cada temporada en primera. Le pese a quien le pese. A algunos se les ha calentado la boca con tanto insulto al Espanyol en Montilivi. Hay quienes su límite les ha llevado o no, (porque no lo hemos visto) a devolverlo y ponerse a una altura similar y hay quienes  tienen la suerte de sonreír siempre, mientras se cagan en toda la alineación del equipo local. Cada cual tiene su carácter.

Ahora bien, lo que habría que sanar de raíz es nuestra propia guerra civil. Que a este paso tendremos que hablar con los señores del Splau y que nos cedan el solar para montar nuestro propio “cementerio” de buenos y malos pericos. Es muy nuestro eso de criticar por encima de nuestras posibilidades.

Leer y creérselo, vomitar y lapidar al primero que pase. Así cada jornada. Esperar a ver que escriben algunos para “ofendernos, muy mucho” y gritar a los cuatro vientos que ya está bien, que vaya tela, que siempre lo mismo… Y siempre a esperar que responda el club. Y a ver cómo responde, porque claro, o son demasiado blandos o madre mía, ya les vale ponerse a la altura de los que nos atacan…

A lo mejor nos estamos creando el problema nosotros solitos con el síndrome de no somos nadie. Parece mentira que a día de hoy no nos demos cuenta que el juego para ellos es “tú di lo que sea, que ya verás cómo saltan estos pájaros”. Basta, en serio.

Opinar esa es la clave, no todo el mundo ve las cosas desde la misma perspectiva, gracias a Dios. Se puede discutir el trabajo de un entrenador, de una directiva o el rendimiento de unos jugadores. Y pasarnos horas, días e incluso enlazar temporadas perdidas de tal forma. Tenemos que dejar a un lado en el estadio el partido a quién votemos y el idioma en el que hablemos y sumar todos por el bien de nuestro RCD Espanyol.

Estamos tan pendientes de los rumores poco creíbles (y que si lo son, no es más que una calentura del momento) que no  hemos dejado espacio a saborear una victoria bien merecida y  el bautizo del “Darderazo” en la RAE.

Cristina Polo

¡Perica y orgullosa!

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre