Se cumplen 2/3 del campeonato, 28 de 42 jornadas, con algunas dudas tras los últimos resultados. Lo cierto es que al empatar en casa contra el Real Oviedo (entrada a destiempo de Dídac Vila que nos deja, minuto 35’ aproximadamente, con un jugador menos cuando el partido parecía razonablemente controlado) caemos a la tercera posición en la tabla y quedamos, temporalmente, fuera del ascenso directo. Miau.

Los 7 partidos de este tramo (jornadas 22 a 28, ambas inclusive) han arrojado un balance francamente mejorable de 2 victorias (a domicilio contra el Real Mallorca y en casa contra el CD Sabadell), 3 empates (Lugo y Sporting allende el RCD Stadium, y Oviedo hace unos días) y 2 muy dolorosas derrotas: contra la franquicia gerundense del Barça y contra el Rayo Vallecano, equipos ambos que tienen con relación al RCDE el gol average particular a su favor. Es decir, 9 puntos de 21 posibles. No hemos sido, ni de lejos, de los mejores equipos en el último 1/6 de la competición (por aquello de darle en los morros con los quebrados a la ministraaá Celaaá, que tiene la perspicacia de un celaaácanto).

Confío en no sucumbir a la llantina por la leche derramada, pero se han escapado puntos de una manera irritante. El de la “mala suerte” es un tópico que un equipo ganador no debe cultivar, pues nada positivo aporta lamerse las heridas, y compadecerse todo el santo día te debilita e incapacita para resurgir de tus cenizas con renovado brío. ¿Qué hubo “mala suerte” de cara a portería en Montilivi? Sí. ¿Qué nadie se explica cómo pudo escaparse la victoria ante el Rayo con un 2-0 a favor en el descanso?… También. Pero la mala suerte y las decisiones arbitrales, si te son adversas, se enjugan buscando mejor suerte, mereciéndola, y contestando a ambas con buen juego y goles a favor. El equipo, en definitiva, no ha sido resolutivo y los puntos se han esfumado como un puñado de arena en la mano.

Aquí abro un paréntesis que se contradice con el “agua pasada no mueve molino” de unas líneas más arriba. Todavía no comprendo, ojalá alguien me lo explique, por qué diantre el árbitro (RCD Español-Rayo) manda a Embarba a la banda a cambiarse los calzones cuando integraba la barrera defensiva antes de hacerse efectivo el lanzamiento de una falta y autoriza, con la barrera desguarnecida, la reanudación del juego. Melamed se abre para seguir a uno de los dos jugadores del Rayo y deja el terreno expedito al que conduce la pelota que, no se lo piensa, y larga un zapatazo tremendo desde fuera del área. Empate a dos. A perro flaco todo son pulgas y pocos minutos después nos regalamos la jugada tonta de la jornada y encajamos el tercero. Delante del televisor echando fuego por las muelas.

Último tercio del campeonato. Nada está decidido porque la liga anda muy reñida. Para muestra un botón: véase la parte baja de la tabla. No hay un solo equipo condenado al descenso. Quiere ello decir que todos los participantes saldrán a morder porque les va la vida en ello y ni siquiera los equipos mejor clasificados cosecharán, a priori, victorias fáciles… aquello que se decía de “ganar sin bajarse del autobús”. El partido que cerraba la última jornada acabó con un contundente 4-0 a favor del Alcorcón, uno de los colistas, contra un Mirandés, nuestro próximo rival, que aspira aún (40 puntos y a 3 del Rayo, sexto clasificado) a una de las cuatro plazas de la promoción. Ojo al dato.   

A pesar de lo dicho tenemos en perspectiva un calendario propicio, sobre el papel, para sumar de tres en tres. En la próxima tanda de 5 partidos, antes de recibir en casa al Leganés (duelo en la cumbre), los nuestros se desplazan para medirse a Mirandés, ya se ha dicho, Castellón y Albacete. Y recibirán en casa a Logroñés y Fuenlabrada. Ésta es la apuesta, si no se ganan 3-4 partidos, con 1-2 empates (y 0 derrotas), nos tendremos que conformar con la funesta lotería de la promoción… y uno ya está muy mayor y el corazón da de sí lo que da.

Una corazonada para despedir este palote: RDT recuperará ese instinto killer en el área que le ha adornado en muchos de los partidos disputados, no me cabe la menor duda, pues al fin encontró brillantina para repeinarse cual auténtico dandy del balón… un día saltó al terreno de juego con los pelos en guerrilla y no fue lo mismo.


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorEl Espanyol reconocerá el trabajo a todos los sanitarios pericos
Artículo siguienteJordi Sabaté, el perico referente en la lucha contra la ELA abre un nuevo canal de entrevistas en YouTube

1 COMENTARIO

  1. Bienvenido su artículo Don Javier. Difícil poder explicar lo que pide, pero si puedo explicarle otras jugadas tontas como lo fueron el empate de Djuka en El Molinón y del delantero carballón la pasada jornada en el RCD Stadium.
    Mire usted, David López y Lluís López quizás no tienen receptor de tv en su casa o si lo tienen no lo utilizan para ver y analizar partidos de sus rivales. Ambos cometieron idéntico error dejando que utilizaran los delanteros el perfil derecho que es el bueno. Un fallo que ni siquiera es propio de juveniles. Es un juego muy difícil el fútbol. Mire por donde el mejor jugador de la historia de los videojuegos falló un penalti transcente.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre