Si hay algo que nadie puede discutir a estas alturas es que este año 2020 ha traído cambios y el sector del deporte también es uno de ellos. Muchos ámbitos del deporte se han visto influenciados por la situación vivida en todo el mundo y se han tenido que adaptar a las nuevas circunstancias. El fútbol, a pesar de ser uno de los deportes más queridos y con más seguidores alrededor del mundo y que más dinero mueve, tampoco se ha salvado de estos cambios.

Como si de cromos en el patio del colegio se tratara, estábamos acostumbrados a ver cómo los clubes de fútbol intercambian jugadores constantemente y no precisamente por precios asequibles. Esta temporada, por el contrario, el traspaso de jugadores y nuevos fichajes en los equipos de fútbol masculino se han echado de menos. Tal vez por cuestiones económicas, tal vez por temas de inseguridad, pero si se compara con las cifras del año pasado, donde en La Liga se gastaron unos 1.300 millones de euros en nuevos fichajes, los datos de este año llaman cuanto menos la atención. Y es que este año, la cantidad de dinero gastado en fichajes de los equipos españoles pertenecientes a La Liga no llega siquiera a los 500 millones de euros.

Parece ser que este año se ha preferido ir por la vía austera y apretarse un poco el cinturón, sin importar cuán grande o fuerte (económicamente hablando) sea el equipo. De hecho, incluso hasta los equipos más grandes han hecho recortes, como el Real Madrid, que en esta temporada solamente ha vendido jugadores a otros equipos y no ha comprado ninguno nuevo, ingresando así alrededor de 100 millones de euros y no gastando ni un céntimo en adquirir nuevos talentos. Cuarenta años han pasado desde que se dio una situación así por última vez en el club madrileño. Unos tal vez lo llamen austeridad, otros tal vez prudencia, pero sin duda alguna es un hecho que ha vuelto a suceder cuatro décadas después.

Sea cual sea la situación económica del equipo y las inversiones que hayan hecho los equipos en nuevos jugadores, parece ser que este año los equipos van a estar más igualados para alzarse con el título. Grandes equipos que siempre se encuentran como ganadores en los pronósticos deportivos, como Real Madrid y FC Barcelona, este año lo tendrán más complicado para llevarse los puntos en cada partido. En cambio, otros que están recién ascendidos, se encuentran en medio de la tabla tras 5 partidos disputados. Lo cual siempre hace un poco más interesante el asunto, ya que a nadie le gusta ver un partido donde esté todo el pescado vendido desde el principio y donde la emoción se vea desbancada por la lógica.

Si algo está claro, es que los grandes equipos europeos como el Liverpool o el Bayern de Múnich no se van a crear disputa con los grandes de La Liga como el Real Madrid y el FC Barcelona solamente por ganar la Champions League, sino también por comprar las mejores promesas del fútbol, lo cual conlleva que los precios tengan que ser competitivos y los equipos sigan buenas estrategias de compra.   

En otras ligas, como por ejemplo la Bundesliga alemana, también se han notado las consecuencias del 2020 en cuanto a fichajes y traspasos se refiere, y es que los alemanes han sido los que menos han invertido de entre las ligas europeas en nuevos jugadores, con apenas un poco más de 200 millones de euros invertidos en la temporada 2019/2020. De todas formas, a horas de cerrar el mercado de traspasos de esta temporada, el Bayern de Múnich fichó al jugador del Espanyol Marc Roca, quien ha llevado el dorsal 21 del equipo barcelonés desde el 2017; dorsal cargado de simbolismo para el equipo desde que falleciese el “eterno capitán” del Espanyol Dani Jarque en 2009. Si de algo se han beneficiado los equipos que han comprado nuevos jugadores este año es de la bajada de precios que el 2020 ha supuesto para nuevos fichajes. Beneficioso para los que compran, pero tal vez no tan rentable para los que venden. 

Pero ahí no termina todo, ya que no solamente los clubes de toda Europa han reducido sus inversiones en jugadores nuevos esta temporada, sino que además también han tenido que reducir los sueldos de las plantillas. En algunos casos, incluso han tenido que recurrir a un ERTE, creando así un poco de crispación entre los jugadores y trabajadores de la plantilla.

Sin embargo, no todas las noticias son malas, e incluso algunas consiguen sacar una sonrisa a cualquiera. Como dato curioso, el ex-jugador del Bayern de Múnich y del Real Madrid Mesut Özil decidió hacerse cargo (siempre y cuando él esté en el club) de los costes del sueldo de la mascota de su actual equipo, el Arsenal, al enterarse de que habían despedido a Gunnersaurus, quien había sido la mascota del equipo inglés durante más de 20 años. El jugador alemán de origen turco creó incluso el hashtag en Instagram #JusticeForGunnersaurus para anunciar su decisión de recuperar a la mascota y animar a los seguidores del Arsenal a apoyar la causa.

Y es que, aunque los partidos sean todavía a puerta cerrada, no hay que olvidar que hay ciertas cosas a las que no se puede renunciar, ya sean las mascotas o la multitud de trabajadores que se esconden detrás de cada equipo. No importa que los partidos sean a puerta cerrada y solamente se puedan ver por televisión, la pasión que despierta el fútbol y la afición con la que los seguidores animan cada partido siguen siendo las mismas. Por suerte, hay que tener la certeza de que la situación actual pasará y pronto volverá a ser todo como antes. Inevitable es ya pensar que el fútbol dejó hace años de ser meramente un deporte y se ha convertido en un estilo de vida, una oportunidad para reunirse con amigos y, en definitiva, en una pasión a la que muchos no están dispuestos a renunciar. 


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre