El estadio de Sarrià, símbolo y corazón del espanyolismo, que fue demolido hace 21 años, el 20 de septiembre de 1997, está siendo recordado por sus aficionados.

Los aficionados periquitos, a través de las redes sociales, han compartido sus emociones, recuerdos y fotografías para recordar su memoria. Fueron 74 años de fútbol y dan para mucho. El último partido se disputó el 21 de junio de 1997, contra el Valencia de Jorge Valdano (3-2). Después ya no hubo más fútbol. Sí flores, fotos, lloros y recuerdos. Incontables y sentidos. Sarrià marcó el club para siempre.

El Estadio siempre será recordado por partidos como el del Brujas en semifinales de la UEFA de 1988 o el 3-0 frente al Bayer Leverkusen en la ida de la final continental. También albergó los JJOO de Barcelona 92 y fue sede en el Mundial de 1982.

 


Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre