Hace 3 años el espanyolismo sufría una pérdida irreparable. Josep Manel Casanova, pieza fundamental en la cantera perica durante muchos años, fallecía tras sufrir un infarto mientras veía un encuentro de juveniles en la grada de un estadio malacitano.

Su paso por el Espanyol será recordado por siempre: como jugador, estuvo en la disciplina blanquiazul desde 1975 a 1979. Como responsable del fútbol base, fue el encargado de traer a futbolistas como Tamudo, Sergio, Ferran Corominas, Lluís López, Sergi Darder, Dídac Vilà, Javi Márquez, Javi Chica, entre otros.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre