Si usted se levanta temprano por la mañana y pasea por Collblanc todavía podrá oír algo que le llamará poderosamente la atención y no hablamos del silencio que escucha Albert Rivera. Se trata de llantos, lamentos, gimo, lloriqueo, sollozos, imploraciones, alaridos de pena y dolor por la sonada derrota del FC Barcelona en Liverpool.

Incluso a las ramblas han vuelto a ponerse de moda los famosos y avispados trileros  de antaño, aquellos que con tres vasos encima de una caja de cartón pestilente te preguntaban ¿dónde está la bolita? ¿Estará aquí? ¿Estará por allí? –Este repunte inesperado del trile según explican los comerciantes de la Rambla que se debe al cuarto gol del Liverpool en Anfield. Cosas de una Barcelona que un día fue maravillosa.


Pero claro, los culés que son especialistas en no saber ni ganar, ni perder, tienen que buscar excusas de todo tipo para no reconocer que les dieron un baño. El blanco más fácil parece Valverde del que ahora sí se acuerdan de su pasado espanyolista. Hace dos semanas parecía que era un sobrino nieto de Gamper… En cambio otros seguidores azulgranas más avispados han localizado el problema y lo han denunciado.

Basta con leer la carta de un lector que publicaba ayer El Periódico de Catalunya en la que un barcelonista de Pamplona llamado Franciso Monente Zabalza achacaba contundentemente la debacle de Anfield al color “amarillo independentista” (sic) –Al final será cierto que lo que ha unido Dios lo va a separar el “pruses”…

CARTA PUBLICADA AYER POR EL PERIÓDICO

El desastre del Barça vestido de amarillo independentista

Cuando ayer vi salir a mi Barça vestido de amarillo independentista me dije: “Ummm, malo”. Y podéis ver lo que pasó.

No sé si alguien se ha molestado en estudiar la estadística de los partidos con ese uniforme, pero recuerdo derrotas sonadas en partidos importantes. Parece que todavía no se han dado cuenta de que ese color en estos momentos trae mal fario, mala suerte y, con ello, derrotas amargas. No sé si puede afectar a su visión de conjunto o a su concentración como equipo. De cualquier manera, un desastre.

Francisco Monente Zabalza

Pamplona

LEER CARTA EN EL PERIÓDICO

 

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre