Se acerca la recta final de una nueva temporada de liga, con todos los equipos posicionándose en sus respectivas luchas. Por el título de liga el Barcelona parece tener todas las papeletas para conquistar el trofeo, con el Atlético de Madrid quedándose atrás. Madrid y Valencia mientras disputan las otras plazas de Champions League.

En Europa League un amplio ramillete de equipos, desde el Sevilla que es 5º y no pierde de vista la cuarta posición, hasta el Getafe que ocupa la 11ª plaza hay apenas 9 puntos, tres partidos que vista la situación en esa zona se pueden reducir en cuestión de unas pocas semanas. Y si nos acercamos al descenso, Málaga, Deportivo, Las Palmas y Levante luchan por evitar la quema.

En medio de todos ellos, un poco en tierra de nadie, un grupo de equipos que aún no saben por lo que lucharán a final de temporada. A medio camino entre la zona de descenso y Europa, las próximas jornadas serán fundamentales para decantar todo. En esa tesitura se encuentra, un año más, el Espanyol. Y es que la situación no es nueva para el club, que a excepción del año pasado donde logró quedar cerca de puestos de Europa League, suele verse habitualmente sin objetivo llegado el tramo definitivo de competición en los años recientes.


Actualmente el equipo se encuentra en la 15ª posición de la clasificación con 32 puntos. Las distancias son de 12 puntos respecto al descenso, que marca Las Palmas, y 9 con puestos de Europa League, donde se encuentra el Villarreal. Una situación que pende de un hilo en ambos sentidos, ya que un par de victorias metería de lleno a los de Quique Sánchez Flores en la lucha europea, pero otras tantas derrotas podrían acercarles al peligro de la quema.

Sobre el terreno de juego encontramos un conjunto seguro en defensa y que encaja pocos goles, pero al que le cuesta perforar la meta contraria en la mayoría de los partidos. Y no es por falta de goles de sus delanteros, donde destaca el gran año de Gerard Moreno, que suma 11 tantos, sino por la nula aportación de la segunda línea ofensiva. La aparición de hombres como Darder, Granero, Piatti o Jurado se antoja fundamental para que el equipo de un paso adelante en los marcadores ante los rivales.

Los resultados reflejan absolutamente lo que es el combinado blanquiazul, siendo el segundo equipo con más empates en lo que va de campaña con once. De las últimas seis jornadas, cinco acabaron en empate con un juego rácano del que no ha sido posible sacar demasiada ventaja en los partidos. Mirando el lado positivo, la racha de seis partidos sin derrotas. Toda esa suma de punto en punto es la que ha provocado que la temporada periquita quede a merced de lo que ocurra en los próximos duelos.

La primera parada es en Cornellá, recibiendo la visita de un “rival directo” en la zona de nadie como es la Real Sociedad. El conjunto vasco suma 33 puntos ocupando la 12ª posición, y vive una situación parecida a la del Espanyol. El siguiente fin de semana tocará viajar hasta Sevilla para enfrentarse al Real Betis en el Benito Villamarín. El cuadro que dirige Quique Setién suma 37 puntos y es 10º, por lo que un triunfo en tierras andaluzas se antoja vital para escalar posiciones y recortar distancias con uno de los clubes que se encuentra inmerso en la lucha europea.

Tras el parón de selecciones, nueva visita de equipo que debe definir sus objetivos. Llega a Barcelona el Deportivo Alavés, que de la mano de Abelardo se ha alejado del descenso para acumular ahora 31 puntos en la 16ª posición.

Tres jornadas que deben decidir muchos de los objetivos del club, que puede quedar con la temporada terminada en pleno mes de marzo. Las casas de apuestas aún ven al club en la lucha por eludir el descenso, encontrándose entre el grupo de equipos con posibilidades, aunque con una cuota ciertamente alta. Y es que hay cuatro claros favoritos al descenso en las apuestas, que saltan a la vista en la clasificación.

A raíz de lo que suceda en las próximas semanas se verá afectada la planificación para el año que viene, en la que muchos clubes ya se encuentran en plena ebullición. Sin ir más lejos, todo hace indicar que Pau López abandonará el Espanyol a final de temporada, una marcha que molesta a gran parte de la afición ante la pasividad del club.

Nadie contempla terminar luchando por el descenso, y si hacerse un hueco entre los candidatos a la Europa League. Quique Sánchez Flores y sus pupilos tendrán la última palabra, y decidirán si la temporada terminará siendo buena o tendrá, un año más, un desenlace en tierra de nadie.

 

 

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre