Hoy hablaremos de otra ilustre saga de pericos de los primeros tiempos. Antonio Pérez de Olaguer nació en Barcelona el 16 de abril de 1907. Excelente escritor y político catalán. De actitud intachable, gran carlista, consiguió un gran prestigio dentro de la junta Regional Carlista de Cataluña. José Vives Suriá, íntimo amigo de Pérez de Olaguer, explicaba de él que la familia, oriunda de Manila (Filipinas) tenía algunas posesiones en esa ciudad. Por culpa de la II Guerra Mundial, dichas posesiones estuvieron a punto de perderse. Ya en Filipinas Antonio fue a ver al abogado más prestigioso de la ciudad, para que le ayudara a recuperarlas. Éste se negó. Al cabo de unos días se enteró que la mujer de este abogado había muerto. Antonio le envió un ramo de flores y una nota en donde le daba el pésame. Acto seguido el abogado le contestó que aceptaba el caso y, gracias a esta actitud, la familia pudo recuperar las haciendas perdidas. En otra ocasión, en el aeropuerto de Madrid, una persona tenía la urgente necesidad de ir a Barcelona. Antonio, que no tenía prisa, le cedió gustoso su billete. Aquel avión se estrelló, muriendo todos sus ocupantes. Antonio salvó, gracias a su gesto, la vida. Era muy común que Pérez de Olaguer fuera a comer a casa de los Vives, en cierta ocasión le dijo a la anfitriona: “Señora, yo he dado siete veces la vuelta al mundo. He comido en todos los lugares del mundo, pero cuando mejor como es en su casa”.

La familia sufrió la persecución durante la guerra civil. Dos de sus miembros fueron asesinados. Luis Pérez Samanillo, nació en Manila el 14 de diciembre de 1868. El hogar familiar es el actual Círculo Ecuestre de Barcelona. El 27 de julio de 1936, al ver que saqueaban una iglesia, se encaró a los asaltantes. Aquella intervención le llevó a la muerte. Nadie hizo nada por ayudarle, quizás temerosos de la muerte que les esperaba si lo hacían. Ese mismo día fue asesinado en la carretera de Cornellá (Barcelona). Su cadáver fue encontrado con una gran herida en la frente y las manos cortadas. Como su hijo escribió: las luces de la fe nos obligan a reconocer que para Papá aquella fue la muerte más sublime y más santa…
Manuel Pérez de Olaguer nació en Barcelona el 10 de julio de 1890. Al estallar la guerra civil se encontraba en La Garriga, en la casa familiar. Hombre alegre, temperamento romántico y un poco aventurero. Se dice que fue una venganza personal de una antigua criada de servicio, que juró vengar la muerte de su marido en Asturias, matando ella a “un cura, un burgués y un militar”. El burgués fue Manuel Pérez de Olaguer. Los milicianos tomaron la casa Torre del Padró el 27 de julio de 1936. Ése mismo día fue asesinado después de haber fregado los platos utilizados por los milicianos después de comer. Se cuenta que en el lugar donde fue asesinado, aparecía siempre una cruz de madera. Aunque los milicianos la retiraban, cuando no estaban en la casa o no estaban vigilando el lugar, volvía a aparecer. La familia levantó un sencillo monumento en aquel lugar. Su hermano Antonio insinuaba que tal vez ofreció su vida a Dios por estar soltero y por su situación personal, basándose en que le entregó un paquetito en el que había escrito que a él, a Antonio, no le pasaría nada.

En 1941 publicó: ‘Autógrafos’. Lo escribió su padre y entre otras cosas, le decía a uno de sus hijos antes de casarse: ”Has hecho la elección espontánea de la que va a ser la compañera de tu vida. Si bien es de suponer que la ha estudiado antes, has de seguir estudiándola siempre, sacando de ese estudio el molde en que has de fundir tu conducta y proceder. Si conoces bien el carácter y modo de ser de tu esposa, podrás evitar muchos contratiempos y llegar a dominar su espíritu, sin violencias y sin graves contradicciones, que siempre son desagradables, y lo son tanto más cuando más fuertes sean. No pierdas jamás la autoridad con amenazas vanas y mucho menos con violencias sin fundamento. Piensa antes de hablar y jamás riñas sin sobrada razón y sin haber ejercitado antes la paciencia. No guardes secretos para tu mujer”. Este ha sido un breve homenaje a estos españolistas de pro.


César Alcalá.

Periodista e historiador perico.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre