No recuerdo cuando fue el momento exacto en el que empecé a seguir al RCD Español (sí, que lo empecé a seguir con ñ) Ni recuerdo siquiera el primer partido que vi. Si recuerdo, que corría el principio de los años 90, cuando yo jugaba en el parque del barrio a fútbol, emulando ser Torres Mestre, Pochettino o Lardín.

Recuerdo que mi primera camiseta, me la regaló mi cuñada y la lucia con orgullo por todo el barrio. No he olvidado la primera vez que mi hermano, me llevó a Sarriá. Ahí fue cuando verdaderamente me enamoré del Español, que a los pocos años pasó a ser Espanyol. Pero no importaba, lo quise igual. Una letra no iba a cambiar mi amor por ese escudo y esos colores.

Pasaron los años y llegó el cambio de nombre (añadiendo Barcelona al escudo), el nuevo himno, los cambios de estadio, la venta de jugadores importantes (mal vendidos en su mayoría). Los aciertos en los fichajes cuando eran con el dinero del presidente y algunos consejeros y los desaciertos cuando eran fichajes exclusivamente del club. 


Llegaron las copas del Rey, y las largas temporadas de andar por la liga sin ambición, otras sufriendo por la permanencia. Entre tanto los aficionados hemos tenido que sufrir desprecios varios de todo el mundo, medios de comunicación, instituciones, etc. Incluido los del señor Roger Guasch, actual director general de la entidad.

Pero nunca, jamás, pudieron con nosotros. ni van a poder nunca. Porque somos de otra pasta, por eso somos minoría, porque no todo el mundo tiene los cojones de ir abiertamente a contracorriente por la vida, con la cabeza alta y señalando con orgullo un escudo que llevamos tatuado en el alma.

La afición ya se ha cansado, ahora debemos hablar nosotros, exigir dimisiones y responsabilidades, no parar de protestar hasta que esto cambie de verdad. Porque discúlpeme el presidente de turno, pero el RCD Espanyol es únicamente de quienes lo sentimos de verdad y ni usted ni sus palmeros van a poder con nosotros. Así lo tenga que defender hasta el final y con todas las consecuencias.

Lorena Mostajo

Escritora perica

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre