Por fortuna, en nuestro querido R.C.D. Español seguimos viviendo en libertad, ajenos al pensamiento único al que están subordinados, por voluntad propia o ajena, otros colectivos en Cataluña. Y esta idiosincrasia no se puede perder.

Pero por desgracia hay sectores dentro del R.C.D. Español que pretenden, consciente o inconscientemente, que nuestro club caiga en las garras del pensamiento único. Y si eso pasa, lo único que está muy claro es que nuestro Español ya no tendría razón de ser. Y esto no es una simple suposición, ya que los hechos así lo demuestran con otros clubs históricos de la ciudad de Barcelona que han desaparecido o se han convertido en equipos de barrio: Hispania, FC Català, CD Condal, CE Europa, FC Espanya, CE Júpiter, Universitary, y otros más. Eso sin contar el Sant Andreu, al que ni siquiera le ayudó el contar en su presidencia con alguien políticamente correcto.

Todo este preámbulo viene a cuento de la enésima discusión que, sobre el tema de las banderas en nuestro estadio, se ha vuelto a producir en ciertos medios de comunicación. Pese a lo cansino del asunto, habrá que refrescar la memoria a unos cuantos pericos que han caído en los tentáculos del pensamiento único: En primer lugar recordar que las únicas banderas que realmente representan al Español son la del club, la catalana, y la española. Aunque parezca una obviedad, no está de más recordar que la blanquiazul es la de todos los pericos, la señera la de los catalanes, y la rojigualda la de los españoles. Gustará más o menos, pero estatutaria y constitucionalmente, las cosas son así. Tan sencillo como eso.

Comparar cualquiera de estas banderas con otras que no son las “oficiales”, sí que es pretender politizar el club. Y lo es, en especial, cuando en la polémica se pretende igualar la bandera española con la llamada estelada, situando en el mismo plano una bandera oficial con otra que, aparte de sus orígenes como bandera de partidos o movimientos políticos del s.xx (Unió Catalanista, Estat Català, o el PSAN), es enarbolada como “bandera de combat”. Eso sí que es provocar, desde otros ámbitos, división entre los socios y aficionados del Español.

Por otro lado está el tema del “tifo”, o lo que es lo mismo, dar colorido a la grada para animar a tu equipo. En las principales ligas europeas los grupos de animación usan gran variedad de banderas y banderolas para animar a sus equipos, y esa debe ser la única finalidad.

Hace años, unos cuantos años, las entonces recién creadas Juventudes Blanquiazules llegaron a un acuerdo con la directiva de la época en el tema de las banderas de animación en Sarriá: utilización sólo de banderas blanquiazules u “oficiales”, dejando fuera las de carácter político. Predominando las blanquiazules, por supuesto, pero ese debe ser el camino.

En definitiva, mantener el espíritu del R.C.D. Español, plasmado a la perfección con ocasión del 75º aniversario de nuestro club con las tres banderas que nos representan entrelazadas. La política se la dejamos a los otros. Nuestra historia no.

Antonio López

Socio nº 12.744

Perico del Maresme

Compartir
Artículo anteriorCaicedo ni a México ni a Estados Unidos
Artículo siguienteLas condiciones del Madrid por Federico Valverde

6 Comentarios

  1. Todos los que tenemos un poco de sentido común, incluso cules , entienden que el Español se creó para evitar el sectarismo y acudir al estadio con la estelada es un ejercicio de ignorancia y provocación. Sería bueno saber quien está detrás de lo segundo, la ignorancia doy por hecho que es una enfermedad común y que la gente no se quiere curar.

  2. Indignant? Resulta que hi ha estelades per tot el país i l’únic lloc on s’han de prohibir és al nostre camp. Això seria tant com identificar el nostre Club amb el nacionalisme espanyol, i això sí que seria, a més d’un suïcidi, indignant. En quin món viviu, alguns?

  3. No sé de que país hablas, de todas formas porque estén los campos llenos de amebas no te vas a identificar con una.¿ O sí?

  4. Hablo de mi país, por supuesto, y la estelada representa la reivindicación del estado del que actualmente todavía no goza. No es la bandera que debiera imperar en el campo, pero que ondee en él és un signe dels temps.

  5. Yo no tengo problema con las banderas, en los tiempos que corren no veo normal que se prohíba ninguna, cada uno es libre, pero personalmente, yo me identifico con la blanquiazul que es la que realmente nos une a todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − uno =