Espanyol y Athletic se medían en el RCDE Stadium, unos para dar un paso de gigante en sus aspiraciones y el otro por salir de una espiral negativa de resultados. Los de Rubi salieron espoleados por la afición intentando mandar en el partido.

Los vascos ahogaron al Espanyol con la presión alta y no dejaron carburar a la medular perica. Los porteros pasaron desapercibidos durante la primera media hora. Los 30 minutos más pobres del equipo de Rubi en cuanto a producción ofensiva en lo que va de temporada.

El planteamiento de Berizzo parecía capar todas las virtudes de los espanyolistas: la posesión de balón, las transiciones y la fluidez en el juego. El fútbol es imprevisible y cuando menos lo parecía llegó el gol del Espanyol. Leo Baptistao trazó una gran diagonal y abrió para Dídac quien puso un centro medido a Borja. El gallego no perdonó en la primera que tuvo y anotó su sexto gol.


Salir con ventaja tras el descanso fue lo mejor que le pudo pasar a los locales. El Athletic tuvo que adelantar las líneas y esto lo aprovechó el Espanyol, con más espacios, para triangular como le gusta el equipo de Rubi.

Sergio García pudo matar a los rojiblancos, pero erró el mano a mano frente a Herrerín. El encuentro estaba para sentenciarlo ante un descosido Athletic. Los periquitos tuvieron la sentencia en las botas de Darder primero y de Borja después, pero ambos remates no encontraron portería.

Cinco victorias en cinco partidos en casa, aunque no sin sufrir como viene siendo costumbre en los pericos. Segundos a dos puntos del FC Barcelona.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre