Leandro Cabrera es uno de los tres fichajes que a golpe de talonario y, sin negociación de por medio, trajo Rufete en el mercado de invierno para intentar solucionar el desaguisado que montó con su nefasta planificación de la plantilla en verano. Ni así, ya lo saben ustedes, el Espanyol se ha podido salvar del descenso a los infiernos.

El defensa central que llegó del Getafe previo pago de una cláusula de rescisión de 9 millones de euros, ha sido sin lugar a duda el que mejor rendimiento ha dado de las nuevas incorporaciones de la temporada.

No obstante, según ha sabido LCD, el RCD Espanyol ya sabe que el uruguayo no quiere quedarse para jugar en Segunda División. Su padre, que es el representante ya ha comunicado a la entidad blanquiazul que el charrúa no quiere jugar en la categoría de plata de ninguna manera.

Sin embargo, el dúo Durán y Rufete, no dan del todo por perdida su continuidad, e intentarán por todos los medios convencerlo para que forme parte de la futura plantilla. Que debería ser la del ascenso, a pesar de Rufete, que es mucho pesar…

YA PUEDEN ADQUIRIR «GLADIUS», LA NOVELA ESCRITA POR ROBERT HERNANDO, FIRMADA Y DEDICADA EN EL SIGUIENTE ENLACE: https://editorialcirculorojo.com/gladius/


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre