El partido por el título se jugaba en Santo Domingo ante un Alcorcón que se jugaba la vida. Los de Anquela necesitaban ganar para no depender de otros resultados. Especular no era una opción. El inicio fue apagado y con poco ritmo. El entrenador local rezaba en el banquillo. Cualquier ayuda es poca. Por suerte para sus intereses no hacía falta que invocase a nadie porque los pericos apenas bajaron del autobús.

Solo tres tiros a puerta en los noventa minutos de los pericos. Dos de Dimata y una clarísima de Raúl de Tomás que no pudo ver portería tras un gran centro de Dídac. El resto, nada. Un partido parecido al visto en el RCDE Stadium contra el Cartagena. La dejadez del equipo perico quedó patente durante varios tramos del partido.

El Alcorcón ganó el partido gracias a un gol de Hugo Fraile en la única llegada clara del equipo alfarero. Fue suficiente para quedarse en Segunda. El paso por vestuarios no cambió absolutamente nada.

Vicente Moreno miraba estupefacto desde el banquillo. Si bien es cierto que el dominio fue claramente perico, ninguna ocasión clara durante la segunda mitad puso en aprietos al meta del Alcorcón. El partido se jugaba en los transistores. Por unos instantes el título se iba a las Baleares, pero Curro empató para la Ponferradina en el minuto 88.

El Espanyol pudo salvar al Sabadell con un empate, pero no logró perforar la meta local. Un encuentro que dejó contentos a ambos. Unos salvados y otros coronándose como los mejores de la categoría pese al pésimo tramo final.


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorLos 315 días en el infierno del Espanyol
Artículo siguienteComunicado de la APMAE sobre la nueva ampliación de capital del Espanyol

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre