Comenzaba el año 2016 y el primer partido de la 18ª jornada de liga era nada menos que un derby RCD Espanyol – FC Barcelona.

Aquel sábado 2 de enero a las 16 horas, el ínclito José Luis González González (hoy árbitro de VAR) pitaba el inicio de este recordado partido.

Los pericos entrenados por Contantin Galca presentaron un equipo integrado por Pau López, Javi López, Enzo Roco, Álvaro González, Víctor Álvarez, Joan Jordán, Pape Diop, Hernán Pérez, Burgui, Marco Asensio y Felipe Caicedo. En la segunda parte del encuentro ingresaron Gerard Moreno y Abraham González Casanova.

En tanto los azulgranas dirigidos por el hoy seleccionador nacional Luis Enrique Martínez, jugaron de inicio, Claudio Bravo, Daniel Alves, Gerardo Piqué, Mascherano, Jordi Alba, Sergio Busquets, Andrés Iniesta, Iván Rakitic, Neymar Jr, Lionel Messi y Luís Suárez.  En la segunda parte ingresó Sergio Roberto Carnicer.

Con algunas jugadas polémicas como todo derby, quizás la más destacada fue la no expulsión de Mascherano que tocó un balón con la mano con intencionalidad según apreció y señaló el colegiado quien no se atrevió a sacarle la segunda tarjeta amarilla que hubiese supuesto la justa expulsión.

El partido terminó con empate a cero. Luego del mismo la prensa servil de pensamiento único tanto catalana como española en general, acusó al RCD Espanyol de haber jugado con demasiado fervor por haber cometido un total de 20 faltas, la mayoría de las que en el argot futbolístico se denominan “faltas tácticas”.

 Como quieren que se juegue y se compita en un derby cuando solo mirar las formaciones de uno y otro equipo la diferencia en el presupuesto de jugadores era 15 veces mayor.

El RCD Espanyol sufrió un auténtico ESCARNIO por parte de la prensa tanto escrita, radiofónica y televisiva.  Pero no solo después del partido, sino durante toda la semana como si no hubiera otra noticia deportiva para destacar.

Yo estuve presente en ese partido. Solo hubo una entrada violenta, concretamente en el minuto 91 cuando Sergio Busquets fruto de su propia impotencia y prepotencia lesionó obligando a salir del campo a Pape Diop quien estuvo de baja durante 15 días.

Pero para todos lo único destacable de aquel magnífico partido fue que el RCD Espanyol cometió 20 faltas, cuando realmente lo destacable había sido la entrega, valentía y pundonor de nuestros jugadores que se dejaron la piel en el campo de juego para lograr un merecido empate ante todo un equipazo que significó perdiera la primera posición en la clasificación en beneficio de Atlético Madrid que venció en la jornada 1 a 0 al Levante UD.

Afortunadamente están las hemerotecas para poder comprobar que lo de calificarlo como ESCARNIO quizás me quedo corto. Lo de los panfletos deportivos barceloneses era de esperar pero el trato de cierta prensa a nivel nacional fue muy pero muy triste y humillante. 

Una falta de respeto total a nuestros jugadores y aficionados.

 Luego de haber perdido mucho tiempo en leer, escuchar y ver diferentes crónicas en varios medios barceloneses y a nivel nacional del partido GRANADA CF-FC BARCELONA de esta pasada jornada de liga que terminó con empate a uno.

Ahora me pregunto yo, por qué no hacen referencia con RESPECTO A LAS 21 FALTAS cometidas por el FC Barcelona en este partido.

Acaso no consideran que se emplearon con vehemencia y demasiado fervor por competir y lograr los tres puntos; incluyendo a su capitán a quien le perdonaron la segunda tarjeta amarilla por una entrada violenta por detrás al delantero granadino.

Quizás hacer 21 faltas en un partido no son tantas como hacer 20.

Força Espanyol.

Libre Directo

Carlos Acosta

Socio 9.118


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorViejos fantasmas (1-2)
Artículo siguienteDefensa unánime a Joan García: «Es un pedazo de portero que tenemos la suerte de tener en casa»

2 COMENTARIOS

  1. Es que las faltas tácticas, son cosa de todos los días, hay que saber hacerlas.
    Pero siempre será favorecido el más «políticamente» correcto…

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre