Este final de temporada con los deberes hechos que le exige el patrón pero no así el aficionado una vez más está siendo lamentable. Por poner un ejemplo lo del partido del pasado domingo, pero la cosa viene de lejos.

Lo del primer tiempo contra Osasuna rozó el ridículo, se podría decir que casi insultante para quienes estábamos allí presentes. Otra primera parte regalada al rival en nuestro propio estadio. Se le permitió que jugara a placer y cuando se conseguía robar el balón en campo propio la transición era tan lenta que quedaba en nada. Un cúmulo de despropósitos coronado con una pérdida de balón por Aleix Vidal que nos costó el gol en contra cuando casi se terminaba el primer tiempo.

Los fallos en el lateral derecho son legendarios a esta altura. Si bien todos los jugadores que han venido ocupando dicha posición desde la temporada 2008-2009 han dado todo lo que podían y tenían, lo cierto que desde que se fue traspasado Pablo Zabaleta Girod al Manchester City no hemos vuelto a disfrutar de un lateral con garantías en defensa y ataque.

Se puede decir que el RCD Espanyol está viviendo de las rentas obtenidas en la primera vuelta del campeonato en su feudo, porque la segunda parte está siendo desastrosa y ni que decir de los partidos como visitante.

El juego y los resultados del equipo precisamente no invitan a acudir al campo. Los socios abonados en muchos casos prefieren llevar a sus niños al parque, a la montaña o a la playa antes que el RCD Stadium. Otros muchos en la grada comentan que se lo piensan y repiensan si en realidad van a sacar el abono para la próxima temporada dada las circunstancias.

Nadie les exige que queden entre los 8 primeros porque todos somos conscientes de las limitaciones del equipo, pero lo que no puede ser es sufrir la apatía, desidia, falta de ganas en algunos jugadores. La poca combatividad en campo contrario y nula ambición para obtener resultados positivos o como mínimo ponerles las cosas muy difíciles a los contrarios. El mito del “espíritu Pacheta” y la garra perica no aparece.

Quienes pensamos en su momento que el descenso a segunda división fue un paso atrás para tomar impulso y luego dar tres hacia adelante como por ejemplo hizo el Villarreal CF nos equivocamos.

Si bien en el aspecto económico el club jamás ha estado en tan buenas condiciones en sus casi 122 años de historia a esta directiva le está faltando ambición en lo deportivo y mayor exigencia a los profesionales.

El continuo caminar sobre el alambre si seguimos como vamos nos puede acarrear caernos al precipicio otra vez y quizás sea muy muy difícil salir.

No se debe replantear nada, sino dinamitar todo desde arriba hacia abajo empezando por el pensamiento y actitud de directivos, técnicos y jugadores para luego dinamizar unas nuevas estructuras que nos lleven a lo más alto y quién sabe sino algún día poder escuchar el himno de la champions en nuestro estadio.

Força Espanyol.

Libre Directo

Carlos Acosta

Socio 9.118


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorVicente Moreno: «Los objetivos deben ser realistas»
Artículo siguienteDerrota llena de mediocridad (2-1)

2 COMENTARIOS

  1. dos o tres jornadas más y las pasamos canutas para mantener la categoría. tiene usted toda la razón del mundo en cuanto a la falta de ambición y combatividad. el balance fuera de casa: de pena. La segunda vuelta: un fiasco colosal. ¿tanto cuesta ser un equipo peleón y con pundonor, menos dotado técnicamente que otros si se quiere, pero que exija al rival esforzarse al máximo si quiere ganarnos? ¿es tanto pedir?… cita usted la primera parte contra Osasuna y fue así, pero ya le digo que el día contra el Rayo aún fue peor… don carlos, por fa, mójese… ¿ve a usted a pacheta dirigiendo al equipo? ¿aportaría cosas de provecho? ¿qué perfil de entrenador convendría en su opinión para tener un equipo con garra y peligro para el rival… un equipo que, sin ser el mejor, fuera como un dolor de muelas para el adversario?

  2. Buenas don Javier.
    Todavía no es el momento de Pacheta, pero posiblemente le llegue.
    Mis preferidos para este futuro inmediato son dos:
    Marcelo Bielsa, muy profesional, trayectoria contrastada, respetado por directivos, jugadores e incluso árbitros. Utiliza diversos sistemas de juego adaptado al perfil de sus jugadores. Un auténtico estudioso y enfermo del fútbol.
    Moisés Hurtado, corazón perico, conoce muy bien el club y «entorno». Lo hizo bien en el juvenil. Falta de experiencia en la élite que sin duda compensaría con dedicación extraordinaria. Tiene carácter y ve muy bien el fútbol.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre