Partido trascendental para los blanquiazules en el RCDE Stadium ante un Valencia con bajas sensibles en el once titular. Los de Pablo Machín eran conscientes de la importancia del partido y salieron con las ideas bien claras. La presión alta, innegociable para el técnico soriano, y las rápidas transiciones con balón no tardaron en aparecer.

Una buena puesta en escena que no se tradujo en goles en los primeros compases del partido. La chispa y el desborde en los últimos metros que le estaban faltando durante toda la temporada se volvían a repetir. Un juego coral que no se lograba reflejar en oportunidades de gol.

Pese a que el Valencia no estaba en su mejor partido a nivel ofensivo tuvo una ocasión clarísima para ponerse en ventaja, cuando Chersysev erró un mano a mano ante Diego López.


El balón parado, otra vez el balón parado daría una alegría al Espanyol. Un centro de falta de Víctor Sánchez propició que Kondogbia tocara con la mano y el colegiado pitara penalti. Marc Roca no falló (minuto 30) y los espanyolistas se fueron por delante al descanso.

La segunda parte comenzó con un ritmo vibrante. Los visitantes no tenían nada que perder y salieron a morder desde el primer instante. El árbitro señaló un penalti de Sergi Darder sobre Diakhaby, pero el VAR lo anuló por la mano previa del central francés del Valencia. Esta decisión espoleó a los de Machín que buscaron el segundo con más ganas.

En un error de juventud, Víctor Gómez cometió penalti por empujón. El colegiado lo señaló y Parejo igualó el partido. Maxi Gómez, pocos minutos después, ajustició a un equipo al que no le sale nada.

Sexta derrota consecutiva en casa, una dinámica sin precedentes.

 

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre