La jornada 4 como la primera prueba de urgencia para el Espanyol. Así afrontaba el equipo de Quique Sánchez Flores el partido ante el Celta de Vigo en el segundo encuentro disputado en el RCDE Stadium. Debía vencer y convencer. Dicho y hecho: los blanquiazules recuperaron su esencia para derrotar a los gallegos con un marcador final de 2-1. Las características, las virtudes y la sensación de crecimiento del bloque afloran de nuevo para tranquilizar a la afición perica y sumar tres puntos importantes para la calma de los jugadores. Además, Gerard Moreno recupera el gol que se le resistía. Un inicio de semana inmejorable que debe servir para revitalizar al vestuario de cara a los partidos ante Villarreal y Deportivo de la Coruña restantes por disputar en los próximos 7 días.


Titulares RCD Espanyol: Pau López; Víctor Sánchez, David López, Mario Hermoso, Aaron Martín; Javi Fuego, Sergi Darder, Leo Baptistao, Jurado, Piatti; y Gerard Moreno.

Titulares RC Celta: Sergio; Hugo Mallo, Cabral, Fontàs, Jonny; Lobotka, Wass, Jozabez; Iago Aspas, Pione Sisto y Maxi Gómez.


El partido se iniciaba con un Espanyol decidido a atacar la portería de Sergio Álvarez. Una internada de Aarón por banda izquierda en el 2′ ponía en alerta al conjunto gallego. La posición táctica de los pericos era la siguiente: un marcado 4-2-3-1, con Javi Fuego y Darder como mediocentros, Jurado en la mediapunta, Baptistao en banda derecha, Piatti en la izquierda y Gerard Moreno ejerciendo de ‘9’.

Los blanquiazules ahogaban la salida de balón del Celta como pocos equipos en la Liga Santander pueden lograrlo. La presión ofensiva en 3/4 de campo era constante, con Jurado situándose a la misma altura que Gerard Moreno para incomodar a los zagueros visitantes. La intensidad y la recuperación del balón, señas de identidad del Espanyol desde la pasada campaña, se recuperaba en su máxima expresión. El plan de Quique funcionaba.

Sin embargo, faltaba definición. Pero no tardó mucho en aparecer. En el minuto 10, una asistencia de Sergi Darder y una gran maniobra de Gerard Moreno para generar el hueco suficiente favorecía al delantero para definir con maestría y poner el 1-0. Una acción magnífica con un único pero: la posición de Gerard, pues partía ligeramente adelantado respecto a la defensa gallega en el momento de recibir el pase de Darder.

El partido estaba totalmente controlado por los pericos. En el 23′ llegó el 2-0 con una jugada ‘made in Espanyol’ de QSF: Piatti presiona a Cabral, recupera el balón, Jurado monta el contraataque, asiste al argentino y éste define con un disparo cruzado. Sergio pudo hacer algo más, pero se hacía justicia a la superioridad blanquiazul vista en el terreno de juego.

Piatti celebra su gol poniendo el 2-0 en el marcador.

El encuentro se le ponía muy favorable al Espanyol. Las sensaciones mejoraban minuto a minuto: en defensa, David López mostraba su versión colosal de siempre, con un Víctor Sánchez impecable en tareas defensivas y un Mario Hermoso contundente al corte y dejando detalles de enorme calidad técnica en la salida del balón.

La confianza del equipo crecía. En ataque, tres jugadores fundamentales en la creación de juego: Darder, Jurado y Gerard Moreno. A pesar de ser el ‘9’, Gerard se movía y bajaba a la mediapunta constantemente para ayudar a los dos primeros y generar fútbol.

La segunda parte comenzaba con un ritmo más pausado por parte del Espanyol, pero con las mismas ideas. Castigando las imprecisiones viguesas en la salida del balón y montando contras letales tras presión y recuperación en campo contrario. El trabajo de todo el equipo en la recuperación llega a ser conmovedor cuando la actitud y la intensidad lo acompañan. Baptistao, una de las estrellas, es un gran ejemplo: su condición no le exime en ningún momento de sacrificarse en defensa.

Sergi Darder, el factor diferencial

Unzué necesitaba agitar a su equipo. En el 58′ daba entrada al ‘Tucu’ Hernández por Jozabed, dando mayor libertad y llegada a Daniel Wass. Quique también realizaba el primer cambio en el 61′ con la entrada de Sergio García por Piatti.

Nada cambiaba. El resultado insuflaba tranquilidad al Espanyol, practicando un juego fluido en ataque utilizando ambas bandas cuando el Celta se replegaba. En este sentido, Sergi Darder jugaba y disfrutaba y, junto a él, el resto de sus compañeros. Habrán muchas más exhibiciones y mejores que la de ayer porque es un futbolista tremendo, pero su huella ya es notable en el equipo.

Sergi Darder ya ejerce como batuta para dirigir al Espanyol.

No obstante, la mala fortuna complicaba el partido: un disparo de Pione Sisto desde el borde del área lo desviaba levemente Fontàs y ponía el 2-1 en el marcador. Poco pudo hacer Pau López. Los nervios aparecían en Cornellà mientras se producían los últimos cambios antes de la recta final del encuentro. Cabe destacar la primera aparición de Marc Roca con el dorsal 21 de Dani Jarque. Mucha suerte y a defender con honor el 21, pensaron todos los pericos.

Los últimos minutos mostraron a un Espanyol replegado y saliendo a la contra. Supo sufrir y defender el resultado. El 2-1 es una victoria fundamental para el futuro próximo del equipo. Las fantásticas sensaciones, especialmente en la primera parte, fueron muy esperanzadoras. La plantilla recupera su esencia y, ahora sí, da síntomas de crecimiento. El jueves visita al Villarreal y el domingo recibe al Deportivo de la Coruña. Dos buenas oportunidades de reafirmar la imagen mostrada ante el Celta.


Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

  1. Por momentos buen juego ante un gran rival pero está en «el debe» que pudo liquidar el partido y dejó con vida al Celta para terminar pidiendo la hora. Jose Manuel Jurado mejoró con respecto a otras actuaciones al jugar en su posición verdadera, a veces mas efectista que efectivo e incluso se atrevió a desafiar a la grada realizando un pase a Pau desde el campo rival y en una posición muy similar a la que nos costó el gol de Suárez el año pasado, obteniendo del público silbidos y algo más.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre