Juan Carlos era mi cuñado y compañero de despacho, un excelente abogado, magnífico esposo y padre de familia, catalán y español de pies a cabeza, un tipo que a los 59 años nadaba en invierno con toda facilidad más de 10 kilómetros, hacía 25 km en bicicleta o corría una maratón. Naturalmente no podía ser perfecto y era culé. Una dura y rápida enfermedad se lo ha llevado de repente y ayer jueves por la mañana lo despedimos junto a centenares de familiares, amigos y compañeros.

Por la tarde fui un rato a nuestro despacho sumido en la más absoluta tristeza, de repente miré al cielo y dije: “Juanqui, ya sé que como culé los pericos no te caemos muy bien, pero por todo lo que te queremos y como sé que vas a seguir ayudándonos, envíame una señal hoy, y como siempre has sido generoso te pido que nos ayudes a pasar la eliminatoria de Copa del Rey porque era la única alegría que podía tener un día así.

Os aseguro que llegué a casa absolutamente convencido que eliminábamos al Levante. Se lo dije a mi mujer, por eso cuando al acabar el partido me he abrazado con mis hijos, les he dicho “por una vez y sin que sirva de precedente, un culé, el mejor de los culés, vuestro tío Juan Carlos, nos ha ayudado”. Descanse en paz el que fue familia, amigo y compañero, aunque rival en el terreno de juego.


JOSÉ MARÍA FUSTER-FABRA

Abogado perico.

¿PREPARADO PARA EL DERBI? ¡APROVECHA LAS REBAJAS DE LA CONTRA!

Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre