Partido loco en el RCDE Stadium, la salida en tromba del Espanyol sorprendió por completo al Villarreal y a los dos minutos de juego ya se protestaba un penalti sobre Borja Iglesias. El excelente inicio del conjunto perico se traducía en el primer tanto del encuentro al minuto 6. Gran jugada individual de Borja Iglesias que servía para Herán Pérez, el paraguayo definió a la perfección ante Asenjo y puso en ventaja a los blanquiazules.

El gol dejó noqueado a los groguets y solo la falta de puntería de Borja Iglesias privó a los de Rubi distanciarse con más de un gol de ventaja. El partido era una fiesta en la grada del RCDE Stadium, y es que los aficionados pericos enloquecían con cada jugada elaborada del Espanyol.

Parecía que el segundo estaba al tocar, pero cuando menos te lo esperas terminas pagando la falta de puntería. Una jugada embarullada dentro del área periquita terminó en las botas de Toko Ekambi, el camerunés no perdonó e igualó la contienda.


La segunda mitad empezó con otro ritmo, mucho más pausada. Ambos equipos parecían dar por bueno el empate. Los visitantes por la mala primera parte y los pericos por el golpe moral sufrido justo antes del descanso.

Los entrenadores movieron el banquillo buscando agitar el partido y el Espanyol encontró premio a su ambición. Melendo se escoró en banda derecha y sirvió atrás para que Darder golpeara con el alma y batiera por raso al meta groguet en el minuto 78.

Los instantes finales se conviertieron en una auténtica locura. Con el público enloquecido y el Villarreal apretando los dientes, Gerard Moreno tuvo en sus botas el empate pero Diego López estuvo magnífico para evitar el tanto del experico.

La fiesta no había terminado, con un Villarreal volcado Piatti marcó en el minuto 91 después de una buena acción de Sergio García. Final, grandes minutos de juego y cuarta victoria consecutiva en casa.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre