Las buenas sensaciones que ha mostrado el Espanyol en los cinco primeros partidos de la pretemporada han desaparecido bruscamente en tierras italianas. El conjunto de Quique Sánchez Flores ha caído por 2-0 ante el Nápoles, pero lo peor no ha sido el resultado cosechado. La derrota en San Paolo ha dejado malas sensaciones en el equipo por las prestaciones mostradas y debe servir para corregir las carencias del juego blanquiazul.


Once titular del Espanyol: Adrià López, Javi López, Pape Diop, Mario Hermoso, Aaron Martín, Javi Fuego, Marc Roca, Jurado, Piatti, Gerard Moreno y Baptistao.

Once titular del Nápoles: Reina, Maggio, Albiol, Koulibaly, Ghoulam, Allan, Jorginho, Hamsik, Callejón, Mertens e Insigne.


El tercer minuto de partido, con un auténtico paradón de Adrià López, suponía el avance perfecto de la primera parte. El Nápoles ha mostrado mucha intensidad en el inicio de partido, generando mucho peligro en ataque. Sufría el Espanyol con bastantes imprecisiones ocasionadas por la presión napolitana en 3/4 de campo. El primer cuarto de hora ha sido especialmente desafortunado para Aaron Martín. El lateral izquierdo ha sumado dos pérdidas flagrantes, la primera de ellas a punto de facilitar el 1-0 para los napolitanos.

Las contras, siempre peligrosas por parte del Espanyol, han sido el único recurso ofensivo con Piatti y Baptistao aprovechando su velocidad. Todo ello ha propiciado la primera ocasión blanquiazul en el minuto 15 con un cabezazo de Gerard tras saque de esquina que se ha marchado fuera por muy poco.

Tras los primeros 15′ de superioridad local, los jugadores de Quique Sánchez Flores parecían asentarse en el partido. El Espanyol sigue demostrando una enorme fiabilidad defensiva. El sistema garantiza la seguridad en defensa: la baja de David López, imprescindible para el equipo, siempre es negativa, pero no por ello se descomponía el conjunto perico ante un Nápoles con jugadores de gran calidad y movilidad en ataque como Callejón, Insigne y Mertens.

No obstante, la iniciativa seguía en manos del conjunto dirigido por Maurizio Sarri. Cumplida la media hora de partido, una cesión inoportuna de Diop a Adrià López ha generado una clara oportunidad para el equipo italiano. A pesar del pésimo lanzamiento de Insigne, el error del centrocampista senegalés reconvertido en central suponía una clara señal de la necesidad de reforzar el eje de la defensa. El fichaje oficial de Naldo durante el descanso del partido, central brasileño procedente del Krasnodar ruso, permite a Quique respirar algo más tranquilo.

En el 34′ de partido, el golazo de falta de Mertens ha puesto el 1-0 en el marcador. El Espanyol se ha visto muy sometido al control de juego del equipo napolitano en los últimos compases de la primera mitad.

Melendo y Granero por Marc Roca y Piatti, los cambios en la primera parte

La segunda mitad se iniciaba con otra dinámica. El Espanyol empezaba a mejorar sus prestaciones en San Paolo. Pero en el 54′ de partido, un gol a balón parado de Albiol subía el 2-0 en el marcador.

La sucesión de cambios por parte de los dos equipos ha ralentizado el ritmo del encuentro en el tramo final. El Espanyol nunca ha podido generar el suficiente peligro para intimidar al conjunto napolitano. De hecho, ha continuado más cerca de su propia área que la del rival. La entrada al terreno de juego de Hernán Pérez y Álvaro Vázquez, prácticamente inéditos en esta pretemporada por sendas lesiones, ha sido el único aspecto positivo para el cuadro perico.

Factor decisivo: Jurado, desaparecido

Casi una hora de partido ha dado Quique Sánchez Flores a Jurado. El centrocampista perico ha pasado totalmente desapercibido durante todo el encuentro. Su posición en banda derecha y la escasa posesión en campo contrario de los blanquiazules ha influido enormemente en este sentido. Jurado es, ahora mismo, uno de los principales generadores de juego en el Espanyol, hecho que le debe situar siempre en posiciones cercanas al centro del campo y en la mediapunta para conectar con los delanteros. Se demostró en partidos como la victoria ante el Borussia Dortmund y el empate ante el Twente: es imprescindible a la hora de conectar todas las piezas en ataque. Si a este factor se le suma la enorme carga de minutos acumulada en sus piernas durante la temporada se encuentra la explicación al pobre partido del jugador nacido en Sanlúcar de Barrameda.

Jurado ha pasado desapercibido durante gran parte del encuentro en San Paolo.

Las alarmas deben encenderse en su justa medida. El pánico siempre es un mal aliado, además de innecesario en este momento. El balance global de la pretemporada perica es positivo: la solidez defensiva y el equilibrio del equipo ha sido la nota predominante junto al gran peligro generado al contraataque. Todos los estamentos del club tienen trabajo antes del inicio de liga en el Sánchez Pizjuán ante el Sevilla: los jugadores deben recomponerse, el cuerpo técnico tiene que trabajar en las carencias del equipo (especialmente en la creación de juego) y la dirección deportiva debe acelerar las negociaciones en materia de fichajes. Teniendo ya a Naldo firmado, algún refuerzo más en defensa y un o dos jugadores en ataque son las prioridades.

Compartir
Artículo anteriorSe escapa Amath N’Diaye
Artículo siguienteQuique: “No estoy muy contento, no estoy feliz”
Brian Calvo
Periodista y redactor de La Contra Deportiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cuatro =