Tras la derrota contra el Sevilla el espanyolismo se volvió a preguntar los motivos que están llevando al equipo a estar en tierra de nadie. La sanción interna a Darder después de su acción con el portero rival Juan Soriano ha desatado el enfado de la parroquia perica.

Muchas son las voces críticas que no entienden el conformismo que impera en el club. El buen inicio de temporada con Rubi ilusionó a todos, pero después de la mala racha y la dificultad por acceder a Europa lo complican un poco todo.

Se junta la decepción del momento con el parón por compromisos internacionales. La falta de fútbol se hace larga cuando las cosas no salen como uno desea y el Espanyol seguirá entrenando este jueves y viernes con la idea de recargar pilas y afrontar la semana del derbi en las mejores condiciones.

Comentarios


Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre