Partido a vida o muerte en el RCDE Stadium. Muchos nervios desde el principio. Como si del último encuentro se tratara. Así encaró el compromiso el conjunto de Abelardo. Los primeros compases fueron un auténtico ida y vuelta por parte de ambos equipos.

Darder y Budimir fueron los primeros en poner en aprietos al meta rival. El primer gran susto llegó después de que Mateu Lahoz señalara penalti a favor del Mallorca, aunque el VAR rectificó la decisión por un balón que había salido fuera.

El equipo bermellón se hizo con el control absoluto del partido. Salva Sevilla y Baba eran los dueños del partido y se jugaba al ritmo que ellos querían. Algo incomprensible viendo los precedentes de los de Vicente Moreno.

La grada no entró en sintonía con el equipo, ya que el tempo del partido y la sensaciones recordaron a viejos fantasmas.

La segunda parte empezó con una cara diferente. El Espanyol intentó presionar más la salida de balón de los visitantes y ahogó la salida de balón. Pese a la mejora tampoco quedaba claro que los pericos pudieran imponerse, pero en una jugada aislada llegó la victoria.

Una gran galopada de Dídac Vilà por banda izquierda terminó con un pase atrás para Darder, quien al primer toque centró para que RDT no perdonara de cabeza. El gol aumentó la confianza del equipo blanquiazul y dominó hasta el final.

Sergi Darder tuvo el segundo después de una gran dejada de Matías Vargas, pero los pericos están condenados a sufrir. Primera victoria en casa y más cerca de salir del descenso.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre