Lo del Espanyol esta temporada es de circo, es prácticamente imposible hacerlo todo tan mal, socialmente Roger Guasch hizo un destrozo considerable, con su prepotencia y su nulo conocimiento del mundo del fútbol y lo que es peor del Espanyol y lo que lo rodea.

Sin embargo, lo de Rufete es apocalíptico. Desde su llegada al banquillo cuando se destituyó a Abelardo, decisión, que dicho sea de paso, todavía no se han explicado los motivos, su paso como técnico ha sido desastroso, el equipo no ha jugado a nada nunca, ni siquiera ha logrado Rufete que al equipo se le vea más implicado, aunque solo hubiera sido por orgullo, ni en eso han mejorado.

Y, lo peor de todo son sus números, 6 partidos a cero puntos. Real Madrid, Real Sociedad, Leganés, Barcelona, Eibar y Valencia. Solamente, logrando 9 puntos de los 18 jugados el equipo se jugaría la salvación en la ultima jornada venciendo contra el Celta. Desolador dato.

Con estos resultados Rufete está totalmente incapacitado para diseñar la plantilla del ascenso. Es más, si tuviese un mínimo de dignidad debería dimitir justo después del partido frente al Celta, pero no únicamente como entrenador, donde ha demostrado sobradamente y para siempre que es un negado total. Rufete tiene que irse, o ser sustituido para no estorbar más y dejar de hacer daño a una entidad centenaria que no merece pasar la vergüenza de ver su camiseta arrastrada.

De lo contrario, no solamente será él quien caerá, también lo hará Durán, el nuevo director general del club al que muchos pericos, en principio bien informados, consideraron como el gran “mirlo blanco” y, que, por el momento, no ha estado demasiado hábil otorgando a Rufete todo el poder deportivo como hizo sin haber terminado la temporada. Hasta tal punto que el alicantino ya ha colocado en el club a gente de su confianza.

Algunas voces autorizadas del espanyolismo empiezan a cuestionar la capacidad de Durán para dirigir el barco, tal vez demasiado pronto. Pero alegan que a pesar de que es cierto que llegó al Getafe y el equipo ascendió, no lo es menos que su experiencia en el mundo del fútbol, además de no ser muy amplia, se ha ceñido básicamente siempre a los aspectos financieros. Y, que en el Getafe estaba bajo el ancho paraguas de un presidente como Ángel Torres, hombre muy de fútbol, muy buen conectado, con un carácter muy fuerte y presidencialista. Igual que Chen, pero en Madrid y hablando castellano puro, no ha más de 10.000 kilómetros de distancia y sin enterarse de nada.

Por otro lado, en Getafe el secretario técnico del equipo azul era Ramón Planes, otro al que echó el iluminado de Collet porque «no valía», como a Sergio González. Y, aquí en el Espanyol, Durán si no impera el sentido común tiene y tendrá al incapaz de Rufete, que ha demostrado por activa y por pasiva, tanto en el Valencia, como en el Espanyol, que no sirve para ese cargo. Es malo y punto, no le den más vueltas.

Va a ser muy difícil levantar el animo de la afición y llamarlos en masa a renovar sus abonos si Rufete sigue al mando de la nave, casi imposible. Es como poner a achicar agua en una barca que se hunde al mismo pasajero que ha hecho el agujero en el fondo. Necesitamos un revolución de arriba a abajo y sobre todo a un hombre valiente que la lidere.

YA PUEDES ADQUIRIR «GLADIUS», LA NOVELA ESCRITA POR ROBERT HERNANDO, FIRMADA Y DEDICADA, EN ESTE ENLACE AHORA MISMO: https://editorialcirculorojo.com/gladius/


Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre