LCD.- Esta semana se han publicado en el portal 2Playbook las cuentas que se someterán a aprobación en la Junta de Accionistas del próximo mes de diciembre. Una Junta que previsiblemente será plácida a tenor de los excelentes datos económicos y la más que correcta marcha del equipo.

Pero también nos hemos enterado del nuevo atropello que sufriremos los españolistas de base con el cambio estatutario previsto según el cual ya no será suficiente una sola acción para acudir a la Junta de Accionistas. Se incrementará el número de acciones para poder participar.

En las últimas Juntas ya se venía coartando una de las pocas ocasiones donde el españolismo puede tomar la palabra. Juntas celebradas entre semana y en horarios laborables han cercenado muchas voces críticas que más allá de molestar siempre pueden ayudar a construir una Entidad mejor.

Una propiedad que controla el 99,5% es de por sí disuasoria para cualquier asistencia participativa. Pero, aún y con todo, las SAD deben tener alma y eso no tiene que incomodar al máximo accionista.

Debemos exigir al Presidente que si bien su propiedad es absoluta no sea absolutista y que el españolista no sufra el síndrome Tata Martino. Ese complejo que le hacía sentir Messi -Creu de Sant Jordi- cuando relató aquello de “sé que usted puede echarme, pero no me lo demuestre a diario”.

Además, parece ser que las próximas Juntas serán telemáticas. Eso significará que el Presidente y el Consejo ni tan siquiera tendrían que comparecer presencialmente para dar explicaciones.

Los impulsores de tales cambios alegan que quieren limitar el número de acciones para que no se colapsara una hipotética Junta telemática. Todos es comprensible y apropiado si esas normas son temporales y circunscritas a tiempos de pandemia pero sería nefasto para el devenir social del Club si hay la tentación de perpetuarlas.

Pedimos un esfuerzo al Consejero Delegado José María Durán y al bueno de Rafa Marañón -únicos miembros pericos de corazón del Consejo- para que defiendan la participación del pequeño accionista. La máxima propiedad debería tomarse como una obligación escucharle una vez al año en vivo y en directo.

El Club no puede sufrir un mayor distanciamiento social entre la propiedad y el españolismo. Sin duda, la APMAE y LA FUNDACIO quedaran ya como únicos garantes del bullicio social que el Presidente quiere atropellar.

YA PUEDES CONSEGUIR «GLADIUS», LA NOVELA ESCRITA POR ROBERT HERNANDO DE LA QUE TODO EL MUNDO HABLA. FIRMADA Y DEDICADA PARA TI, EN ESTE ENLACE: https://editorialcirculorojo.com/gladius/ O BIEN, ENVIANDO UN CORRERO A: gladiusnovela@gmail.com


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre