Los mercados de fichajes pericos suelen traernos siempre un culebrón en forma de fichaje. Parece que este año no será distinto. Todo parecía encaminado a cerrar el trato entre el Espanyol y el Celta para la incorporación de Borja Iglesias, pero los gallegos tienen nuevas pretensiones económicas y trabas en el calendario de pagos, dando al traste con el acuerdo ya pactado.

El Espanyol considera que las condiciones son excesivas y no podrían afrontar la operación. Ya se daba por prácticamente cerrado el fichaje del ariete gallego, pues existía ya un acuerdo con el jugador y entre ambos clubes, el Celta ha terminado por abortar una operación que parecía a punto de caramelo.

Como comentamos con anterioridad, lo que se había pactado era un fichaje de 10 millones a repartir en cuatro plazos. El Celta pide nuevas condiciones, entre ellas modificar el calendario de pago y la forma. El club perico considera que la maniobra de última hora del Celta aleja, por el momento, al delantero de la entidad blanquiazul. El interés es real y se seguirá trabajando en la incorporación de Borja Iglesias, pero se frustran las operaciones cuando solo restaba la firma.


DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre