El Espanyol fue ayer líder de la Liga durante unos minutos y además protagonizando un sorpaso antológico al eterno rival. Pero finalmente como ustedes saben, nuestro gozo quedó en un pozo en el tiempo añadido de encuentro. Da coraje, obvio, pero tampoco se trata de rasgarse las vestiduras, hay repúblicas que han durado menos que el liderato del Espanyol.

En cualquier caso, lo de ayer es la constatación de lo mucho y muy grande que ha logrado la dupla Perarnau & Rubi y esta plantilla en tan poco tiempo. Recuerden ustedes el final de la temporada pasada. Media afición enojada por la no renovación de Gallego con el primer equipo, otra media desolada por la marcha de Gerard Moreno y todos puteados por culpa la inefable gestión social de Roger Guasch en el asunto de los abonos… Todavía no había llegado Rufete al club y Oscar Perarnau tuvo las ideas claras y el pulso exacto, para apostar fuerte en lo que verdaderamente creía y sentía. Rubi y Borja Iglesias sus fueron sus dos grandes apuestas. El tiempo le ha dado la razón y además el club ganó dinero. Una cuadratura del círculo que no siempre será posible. Los milagros se venden caros y este Espanyol de hoy lo es.


Ayer fuimos líderes y el cielo se nos escapó entre los dedos en el último suspiro. También pudimos comprobar que Rubi es un gran entrenador, pero terrenal. Contra el Valladolid por primera vez traicionó su filosofía de fútbol que tanto nos motiva. Los cambios en modo amarrategui de Oscar Duarte y Víctor Sánchez cuando muchos esperábamos a Granero y a Baptistao para defendernos con el balón, sorprendieron a una parroquia que se ha acostumbrado rápido a lo bueno. Como todo hijo de vecino. Igualmente poco o nada podemos reprochar al mister perico, se ha ganado el crédito suficiente como para haber metido en el campo si él quiere a Rafa Ramos de central y a Willy Calzón de medio defensivo.

Otro hecho del que quedó ayer constancia y testimonio por si a algún talibán obsesionado le quedaban dudas, es que el nivel de Sergio González como entrenador es de primera línea total. Lástima que el Sr. Collet, (El Monchi de Argentona) no supiera verlo en su día. Nos habría ahorrado varias temporadas de desidia y desgana.

Claro que hubiese sido mejor irse a dormir anoche con el Bar$a oliéndonos el culo pero lo verdaderamente  significativo,  es que ayer estuvimos todos los espanyolistas nerviosos durante toda la jornada, interactuando en clave futbolista constantemente con amigos, vecinos y conocidos. Pendientes del partido, con la sangre hirviendo y celebrando el golazo del Panda como si no hubiese un mañana.

Sea como fuere, no debemos perder de vista que en este genial invento de la Liga lo que importa de verdad es quién está líder y quienes quedan en posiciones europeas, o de descenso la última jornada del campeonato. El cielo puede esperar y por supuesto en el camino la nirvana los que ayer acabaron riendo deberán pasar por el infierno de Cornellà. Aquí me quedo.

Robert Hernando

Ex-consejero del RCD Espanyol

Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

  1. de otras temporadas a ésta han cambiado unas cuantas cosas… una de ellas, en las salidas, era ver cuánto tiempo éramos capaces de aguantar el 0 a 0 inicial, porque en cuanto encajábamos un gol, adiós muy buenas. este año el equipo compite y se nota… aún no hemos perdido un solo partido por más de un gol, quiere ello decir que podemos pelear de tú a tú con cualquiera… en relación a sergio gonzález confieso que no he superado el dolor que me causó ver a nuestro entrenador como pinche del entrenador de alevines del club de los valores al frente de la selección local o autonómica… que lo está haciendo bien en el valladolid, salta a la vista por los resultados, pero… la edad me ha endurecido el corazón… me cuesta perdonar…

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre