La economía del RCD Espanyol parece estabilizarse en resultados positivos. Los números de las últimas temporadas así lo demuestran: el club ha sentado las bases de un modelo de negocio sostenible. Palco23 ha accedido a las cuentas anuales de la entidad perica y ha publicado los siguientes datos económicos.

Pese a que los números desde la llegada a la propiedad de Chen Yansheng han mejorado ostensiblemente, aún no lo hace con el suficiente margen como el que necesitará para hacer frente sin problemas a sus obligaciones de 2019. El club repitió beneficio neto en 2017-2018, con unos 6,4 millones de euros, después de que el negocio ordinario creciera un 7,8%, hasta 73,7 millones de euros. Y para 2018-2019 contempla estabilidad en los ingresos, con 76,5 millones, pero la rentabilidad caerá a la mitad (2,3 millones).

Los dos motores de crecimiento del club en los últimos dos años han sido la televisión y el área comercial, que en el último ejercicio aumentaron su facturación un 7,3% y un 13,2%, respectivamente. “Es un hecho fundamental que permitirá el desarrollo futuro de nuestro sector y es el factor clave que explica el incremento significativo de la cifra de negocio”, argumenta el consejo de administración.


La factura audiovisual se situó en 52,5 millones de euros, mientras que el segundo departamento alcanzó los 10,62 millones en un curso marcado por la entrada en vigor del nuevo contrato de patrocinio con Riviera Maya hasta 2023 y la renovación de InnJoo por cuatro años más. La mejora en estos dos ámbitos fue acompañada de un incremento del 3,9% en la recaudación por socios y abonados, si bien el avance se vio totalmente neutralizada por la caída del 3,5% en taquillaje, participación en giras internacionales y otros pagos de competiciones.

Para la temporada 2018-2019, la dirección del Espanyol prevé que los ingresos por socios y abonados apenas caiga un 0,8%, hasta 7,36 millones de euros, después de un verano en el que se aplicó una nueva política de cuotas que establecía incrementos del precio de hasta 50 euros en algunos casos. Es decir, que no se habría cumplido el objetivo de facturar un millón de euros más, aunque sí se haya logrado elevar el ingreso medio por aficionado. La aportación de la taquilla y otros torneos bajaría un 19,5%, hasta 2,56 millones, debido a que en 2017-2018 hubo más ingresos de lo habitual por su progresión en Copa del Rey, donde alcanzó los cuartos de final.

De hecho, la dirección general que encabeza Roger Guasch también estima que los ingresos comerciales caigan un 5%, hasta 10,1 millones de euros.Solo la televisión se libraría esta campaña de este retroceso generalizado a la espera de ver cómo cambia esta tendencia la buena marcha deportiva del primer equipo, con un alza del 4% y 54,65 millones de euros.

De momento, el equipo se encuentra en posiciones que darían acceso a competiciones europeas, con la incidencia que eso podría tener en los próximos meses en partidas como la venta de entradas, merchandising o bonus pactados con los patrocinadores. Además, se ha dado un nuevo paso en el refuerzo de estructuras con la entrada de un nuevo director de márketing y comercial, Agustí Filomeno.

En lo que respecta al gasto, las cuentas de 2017-2018 confirman que el anterior equipo gestor aumentó de forma importante el gasto en plantilla confiando en que se traduciría en mejores resultados y más ingresos. Entre junio de 2017 y el mismo mes de este año, el personal del club se incrementó en 39 personas, hasta 326, de las que 74 corresponden a trabajadores de oficinas y tiendas.

Los gastos de personal subieron un 19,8%, hasta 57,57 millones de euros, de los que 50,8 millones correspondieron al personal deportivo. Las amortizaciones subieron un 11,9% y alcanzaron los 11,12 millones, con deudas pendientes de pago a 30 de junio de 2018 con Olympique de Lyon (8 millones por Sergio Darder), FC Krasnodar (2,3 millones por Naldo) y Atlético de Marid (1,75 millones por Leo Baptistao). Por el contrario, el avance del resto de partidas no superó el 6%.

El Espanyol decidió apretar el acelerador gracias a que se anotó 22,1 millones de euros en plusvalías por traspasos, el triple que un año antes y más respecto a los 19,15 millones previstos inicialmente para 2018-2019. Esta cifra podría ser superior, pues ya se ha hecho oficial que el Mainz05 ejecutará la opción de compra sobre Aaron Martín y abonará otros seis millones de euros.

La dirección ha admitido en más de una ocasión que, por el momento, se mantiene la obligación de ir dando salida a jugadores para mantener una plantilla competitiva, poder cumplir sus compromisos y seguir generando beneficios. “Contribuye de manera significativa a la recuperación patrimonial”, señala el consejo de administración. Y es que la generación de caja será vital para reducir una deuda neta que en 2017-2018 subió un 9,4%, hasta 78,9 millones de euros, con los compromisos con Rastar Group como el reto más inmediato a abordar de cara a 2019.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre