Las SD Espanyol nos hacen llegar como cada semana las crónicas de los partidos. Destaca la vergüenza absoluta de arbitraje que sufrió el equipo de baloncesto. Podéis leer la nota publicada en su página web:

SD Espanyol 61 – St Jordi Rubí 62: ¡¡¡VERGÜENZA AJENA!!!
PRIMER CUARTO:
10-9
Muy pocos puntos debido a los múltiples fallos en el tiro, por parte de los dos equipos. Las defensas han superado a los ataques.
SEGUNDO CUARTO:
26-31
Mal periodo perico, muchos errores en ataque que son bien aprovechados por el St. Jordi. Defensa con muchas manos de los de Rubí y permisividad arbitral en esas situaciones.
Los blanquiazules deben hacen un “reset” y deben cogerle el pulso al partido.
TERCER PERIODO:
47-41
Un SD Espanyol distinto a saltado al parquet, una defensa agresiva y alternativa, ha ido dando, poco a poco, los resultados apetecidos.
Los pericos, con un parcial de 22-10 durante este periodo consiguen una buena diferencia de 6 puntos.
Ese es el camino.
CUARTO PERIODO:
61-62
El SD Espanyol, después de dos primeros periodos, dignos de olvidar, llega a un tercero donde consigue coger el ritmo de partido. ¿De porqué en este cuarto periodo se ha vuelto a revertir la actitud y concentración en la pista, por parte blanquiazul? “Doctores tiene la Iglesia” y meditarán lo ocurrido.
Que un equipo, tenga altos y bajos en un partido, podemos estar acostumbrados, después habrá que descubrir los motivos. De que un jugador visitante, le dedique dos besos a la grada, colocando un 61-60, a falta de 8 segundos y con la intención de soliviantar al personal, es una muestra de mala educación, pero allá el infractor, solo demuestra su escasez de miras deportivas.
Pero que la pareja arbitral, se pase el encuentro demostrando su bajo nivel de conocimiento del reglamento, para dirigir un partido en esta categoría, clama al cielo.
¿De verdad este es el nivel arbitral?. Pitar técnicas sin sentido y omitirlas en circunstancias iguales pero con la diferencia de la camiseta que lleves, tener un criterio dispar para a quien señalo falta, dependiendo de la camiseta que lleves, esto no es una cuestión de criterio, es una cuestión de mala fé.
Como ejemplo, a 8 segundos del final del partido, con una ventaja de 61-58 a favor de los blanquiazules y defensa de estos mismos, se pita una falta antideportiva a SD Espanyol, a todas luces inexistente, pueden verla en vídeo adjunto ¿quien cometería una falta de este tipo en circunstancias parecidas? Por favor, tontos no somos, demostración una vez más de la mala fé arbitral y no, no es criterio, reitero, es mala fé. Después de los dos tiros libres convertidos (con besitos añadidos) gesto que no fué ni siquiera afeado por los colegiados y a falta de esos 8 segundos, ataque visitante que consigue canasta colocando el 61-62, que a la postre sería el resultado final.
Sacan los pericos a falta de poco más de dos segundos, perdiendo el balón y concedíendole sacar a los de Rubí, a falta de un segundo, cosa que hacen desde su campo defensivo, cruzando toda la pista el balón sin que nadie lo toque y yéndose fuera, pero aquí la cronometradora se une al “festival” arbitral, accionando el comienzo del tiempo cuando St. Jordi saca, cuando hasta los más imberbes saben que se pone el crono en marcha , cuando toca balón un jugador de campo. Pues los árbitros no quieren hacer la rectificación y hacen sacar a SD Espanyol con cuatro décimas. Decir que después del saque derriban a un jugador perico y no se pita nada ¿les sorprende?…
En fin, decepción total de SD Espanyol por el trato recibido por el grupo arbitral, realmente una actuación penosa, que no dice nada a favor del nivel arbitral que vamos a ir viendo en esta mini temporada.
Pero ahhhh claro, los árbitros estarán desentrenados, tantos meses sin competición…
Será eso.

Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorDarder: «Si nos fijamos en el resto, nos equivocamos»
Artículo siguienteEquipos de eSports del Español

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre