El Espanyol dejó la portería a cero después de 13 jornadas. Los pericos no terminaban un partido sin encajar gol desde el 17 de febrero en Mestalla (0-0). La solidez mostrada ante el Atlético de Madrid debe ser el camino a seguir en estos dos próximos compromisos que restan de temporada y en el siguiente curso.

Es evidente que los blanquiazules habían mejorado la respuesta en ambas áreas en el último tramo de temporada, pero todavía les costaba cerrar la portería con candado. Esta solidez tan necesaria para crecer la encontraron el pasado sábado ante los del ‘Cholo’ Simeone.


El balance desde el empate contra el Valencia era de 13 goles encajados de manera consecutiva. Si bien es cierto que el máximo de tantos recibidos por partido fueron dos, el equipo sufría demasiado para cerrar los partidos, y por este motivo se dejó tantos puntos en los últimos instantes.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre