Tras el pitido final del curso del Espanyol en Granada el pasado 18 de mayo, la secretaría técnica, junto a Quique Sánchez Flores, se puso manos a la obra con vistas a la planificación de la siguiente campaña. Una temporada crucial en la cual el equipo tiene como objetivo entrar en el Top-8 en la clasificación. Pues bien, tras 13 días de una recta final de mayo de lo más intensa, la dirección deportiva ya ha realizado un total de seis operaciones en el primer equipo perico.

Y es que Jordi Lardín ya lo comentó en la rueda de prensa de balance de temporada: «Queremos cerrar nuestras primeras opciones en el mercado cuanto antes». Dicho y hecho, el club blanquiazul ya ha movido ficha con seis operaciones en menos de 15 días: Diego López y Pablo Piatti, ya son totalmente del Espanyol, mientras que Mamadou, Reyes, Rubén Duarte y Salva Sevilla han abandonado el barco. Siete si sumamos la renovación del joven ‘Pipa’, que de aquí a dos temporadas subirá al primer equipo.

Dos altas de calidad

Dos jugadores que durante este curso han sido imprescindibles ya son 100{e6a4d225a85de776029f7b6d742fa442d6a6af4d82e389c0d7351d08a5664094} del Espanyol. El cancerbero Diego López firmó, tras desvincularse del Milán, hasta 2020, con una cláusula de rescisión de 50 kilos. El meta gallego firmó por dos temporadas, más una basada en objetivos, a falta de explicaciones oficiales del club.

En el caso de Piatti, el Espanyol pagó 1,5 millones de euros al Valencia por el total de la operación (300.000 € ya habían sido abonados). El extremo rubricó su contrato hasta 2020 y tendrá una cláusula de 30 millones de euros. El argentino ha sido uno de los jugadores más decisivos de toda la plantilla con sus dobles dígitos de 10 goles y 10 asistencias.

Cuatro bajas

Cuatro fueron las bajas que oficializó el club: dos con la carta de libertad y otras dos mediante traspaso. El primero fue José Antonio Reyes, que no cumplió con los requisitos estipulados que eran necesarios para alargar su vinculación con la entidad, al igual que Salva Sevilla, sin apenas participación en las tres temporadas que ha estado vinculado al RCDE y que, además, finalizaba contrato este mes de junio.

En cambio, Mamadou y Rubén Duarte sí dejaron cash antes de abandonar el Espanyol. Por lo que respecta al primero, el Kas Eupen ejerció la opción de compra de 2,5 millones de euros que poseía sobre el pase de Mamadou (200.000 ya habían sido abonados), para después revenderlo al Genk.

En el caso del canterano, Rubén Duarte puso rumbo al equipo finalista de la última Copa del Rey: el Alavés. La entidad catalana retuvo el 30{e6a4d225a85de776029f7b6d742fa442d6a6af4d82e389c0d7351d08a5664094} de los derechos económicos del jugador y la operación se cerró en un valor de 0,4 millones de euros, pudiendo alcanzar el medio millón de euros dependiendo de si se cumplen los variables que contempla el acuerdo.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre