Al hilo de la columna publicada ayer por el maestro Tomás Guasch en esta casa, a uno le viene a la mente el motivo por el que echó andar el proyecto de La Contra Deportiva y, además, se sigue sustentando a pesar de no haber tenido jamás la ayuda de nadie, más que de sus anunciantes y amigos. Ya saben ustedes que los responsables de comunicación del club han preferido sustentar al grupo Godó que a los medios que se parten la cara por el Espanyol, dando el callo, que es muy distinto a estar todo el día comiendo callos.

Recién llegado Chen, algunos pensamos que era necesario un medio de comunicación, si quieren otro más, que velara por la idiosincrasia de la entidad, ante todo por sus valores y su historia. El peligro de pérdida de identidad era más que latente, con un consejo de administración plagado de ciudadanos chinos que poco o nada saben del club, acompañados por culés como Rousaud que lo que sabe es básicamente facturar, y facturar, hasta la factura final, y con un García Pont, perico de corazón, pero que llegó a este negocio del fútbol sin haberlo mamado, por si eso fuera poco, muy solo siempre ante el peligro.

Todo esto metido y agitado en una coctelera se iba a convertir si el tiempo no nos quitaba la razón, en un cóctel sí, pero mólotov. Súmenle a todo ello la extraordinaria falta de acierto de Chen para rodearse de gente competente en los despachos, recuerden, por ejemplo, el paso del nefasto e inefable Roger Guasch por la entidad, una especie de caballo de Atila chulesco y con semblante de jefe de sala de Bingo, que por donde pisa ya no vuelve a crecer la hierba. Y, al final, oigan, pues así nos vemos. Tan cerca del infierno que no nos queda casi otra que rezar para volver al menos al purgatorio lo antes posible.

Es por ello, que resulta vital e indispensable que el Espanyol vuelva a manos de los espanyolistas lo antes posible, que Chen venda el club es una posibilidad que de momento parece poco probable, al menos el primer año en segunda la sangría económica no será lo suficientemente preocupante como para salir corriendo, pero, cuidado, porque una segunda temporada año sería letal y en caso de buscar una posible venta el Espanyol tendría un valor en el mercado significativamente inferior al que ahora tiene.

Sea como fuere, lo ideal para la buena salud de la entidad, sería que un conglomerado de hombres, mujeres, o viceversa, pericos, se hiciesen con la gestión, si quieren con una parte de capital extranjero, incluso hasta del propio Chen podría ser ese fondo ¿Por qué no? Al fin y al cabo, el hombre ha demostrado que por compromiso económico no ha fallado. Su problema, y muy grave, letal, ha sido la incapacidad absoluta para rodearse de gente capaz, que sepa gestionar esto. Como escribió Tomás ayer, se va a bajar, salvo un sobrenatural milagro, que ríase usted de los panes y los peces, con la plantilla más cara de la historia, que se dice pronto. Si embargo, lo peor de todo es que uno tiene la espeluznante sensación de que la actual plantilla no solo va a descender haciendo el ridículo, sino que, además, sería totalmente incapaz de ascender a primera división.

Chen, no puede desaprovechar el talento y la experiencia que tienen muchos pericos de corazón, si su idea es no vender, al menos, debería llenar su consejo de administración de espanyolistas comprometidos, sin cobrar, como los de antes, por amor a los colores. Un humilde servidor empezaría desde luego, por aquellos que intentaron por todos los medios antes de la llegada de Chen hacerse con las riendas del futuro de nuestro amado Espanyol. Personas de peso y prestigio que pusieron su tiempo, e incluso, su dinero para hacerse con la propiedad del club merece al menos participar en la reconstrucción. Seguramente con ellos otro gallo nos hubiese cantado.

En el pobre Espanyol de hoy ya no es tiempo ni de parches, ni de recosidos. Hace falta una revolución total y esta debe empezar en los puestos de mando. Sumen ustedes, todos los que puedan aportar, vienen muchas curvas. Aunque, ya se sabe, que dos no suman si uno no quiere.

Robert Hernando

Escritor y ex -consejero del RCD Espanyol

YA PUEDES ADQUIRIR «GLADIUS», LA NOVELA ESCRITA POR ROBERT HERNANDO DE LA QUE TODO EL MUNDO HABLA, FIRMADA Y DEDICADA PARA TI, EN ESTE ENLACE: https://editorialcirculorojo.com/gladius/


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre