Con la única novedad de Pedrosa por Javi López, respecto al Girona, saltó al terreno de juego el conjunto de Rubi ante un peleón y bien plantado Alavés. Los de Abelardo, con las ideas claras, defendieron en bloque bajo ante un Espanyol que intentó imponer su calidad a través de la rápida circulación de balón.

La primera llegada no tardaría en producirse, un centro al interior del área con varios rebotes terminó en los pies de Borja Iglesias, quien en fuera de juego, marcó gol aunque la acción quedaría invalidada. Quien avisa no es traidor y eso mismo es lo que debió pensar el con junto vasco escasos minutos después.

Un balón controlado por Melendo en tres cuartos de campos siempre tiene peligro y más si lo dejas pensar. Así se generó el primer tanto espanyolista en el minuto 19 cuando el canterano filtró un balón a Pedrosa. El lateral ganó la espalda de su par y batió con la diestra a Pacheco.


El gol hizo que el partido tomara otra dimensión con más idas y venidas. El Alavés intentó inquietar a los blanquiazules a través de las jugadas a balón parado, pero una sólida defensa evitó cualquier movimiento en el marcador.

La segunda mitad empezó de la mejor manera posible. Borja Iglesias controló un balón al espacio y centró buscando a Wu Lei. Laguardia se interpuso en el centro y el esférico terminó dentro de la meta visitante. Como viene siendo costumbre, los minutos de plena felicidad duraron un instante, ya que en una de las pocas llegadas al área perica, un centro lateral terminó en las botas de Calleri. El argentino no perdonó y volvió a ajustar el marcador.

Los futbolistas del Espanyol, lejos de ponerse nerviosos, siguieron con el plan de partido establecido. Abelardo movió piezas y se fue con todo arriba. Las dudas llegaron en el pronunciado descuento: siete minutos que se hicieron eternos.

El equipo reacción y con esta victoria llega hasta los 41. La ambición del grupo dictará sentencia en lo que resta de temporada.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre