El Nàstic de Tarragona suponía un ultimatum del entrenador a varios de los jugadores de la primera plantilla que no ofrecían garantías para rendir durante la temporada. Rubi alineó un once repleto de canteranos.

El conjunto local empezó con intensidad y apretó la salida de balón del Espanyol y fruto de ello llegó la primera ocasión del encuentro. Tete buscó sorprender con un remate desde la frontal a Diego López, pero el meta gallego atajó con seguridad.

Los pericos no tardaron en contestar y después de un gran centro de Piatti desde el costado izquierdo del ataque blanquiazul Javi Puado estuvo cerca de anotar de cabeza. Minutos más tarde y tras un saque de esquina doble ocasión para los de Rubi: primero Naldo y después Duarte rozaron el primer tanto del partido.


Un activo Puado tuvo de nuevo en sus botas adelantar al RCD Espanyol gracias a una pared trazada con Baptistao, pero su definición se fue cerca de la meta de Bernabé. Precisamente el brasileó y gracias a una gran jugada colectiva pudo derribar el muro grana y adelantar a los blanquiazules antes del descanso.

En la segunda mitad el dominio fue más alterno y sin apenas ocasiones que destacar por ninguna de las dos partes. La entrada de Sergi Darder y Borja Iglesias tuvo un efecto casi inmediato, ya que cuatro minutos después de la entrada de ambos jugadores se cocinó el segundo gol perico. El balear, en estado de gracia, efectuó una media vuelta y un pase al hueco para dejar solo al ‘panda’, quien trazó un buen desmarque y se deshizo del portero rival para marcar el segundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre