El Espanyol empezó su partido conociendo de antemano el resultado del Almería. El empate del equipo de Rubi privaba a los blanquiazules de poder subir de manera matemática esta jornada. El resultado de los andaluces y, sobre todo, el margen respecto a la tercera plaza pudo ser el principal motivo para salir al partido tan relajados.

El exceso de confianza por la situación clasificatoria pudo causar un mal trago en los primeros minutos. Un mal control de Diego López propició una clara ocasión para Caye Quintana. El Málaga salió a matar desde el pitido inicial. Las consignas de Sergio Pellicer eran claras. El técnico valenciano quería ejercer presión alta para dificultar la salida de balón. Los pericos no conseguían trenzar con balón y basaron el juego en lanzar en largo buscando a Dimata.

La imprecisión espanyolista quedó transformada gracias a un fogonazo de calidad. Un detalle de grande de la categoría. RDT la bajó para Puado, el canterano condujo con clase y asistió a de Tomás. El delantero no falló tras golpear de primeras y anotó su gol número 21 del curso.

En un día gris es importante sacar a relucir la efectividad. Si cuentas con los mejores pasan estas cosas. Así llegó el 2-0. Un resultado abultado debido a lo visto sobre el verde. Otro saque de esquina perfectamente botado por Embarba. El centro milimétrico a la cabeza de Puado, quien no falló y sumó otro tanto a su colección, ya son once.

El paso por vestuarios pareció cambiar la mentalidad del equipo. Embarba puso en dificultades a Dani Barrio con un potente disparo lejano y Dimata junto a Puado buscar las cosquillas a la defensa malaguista. De lo más destacado del segundo tiempo fueron los movimientos en el banquillo y el segundo de RDT.

Otra magnífica acción de Puado terminó con el accidentado gol del punta espanyolista. Wu Lei intentó anticipar y clavó sus tacos en la cabeza de de Tomás, quien de manera simultánea anotó con la testa.

Otro plácido partido para los de Vicente Moreno, que siguen mostrándose inexpugnables. Un triunfo más aseguraría de manera matemática el ascenso.


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorRAS i CURT: De Superligas y Superpericos
Artículo siguienteVicente Moreno: «Muchas veces la virtud está en que lo difícil parezca fácil»

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre