La línea defensiva del Espanyol tendrá importantes modificaciones la próxima temporada. Si en el lateral derecho Rosales y Maffeo son los candidatos a reforzar el equipo, en el eje de la zaga los cambios pueden ser muy significativos. Las lesiones y las salidas son el gran condicionante.

David Gallego podría comenzar la pretemporada disponiendo de tan sólo dos centrales. Naldo y Lluís López estarán disponibles para el técnico blanquiazul, pero con el resto de zagueros surgen varias incógnitas. La principal es la de Mario Hermoso: su posible salida obligaría al club a buscarle un sustituto con la mayor rapidez posible ya que a finales de julio el equipo comenzará oficialmente la temporada 2019-2020 con las rondas previas de la Europa League.

Óscar Duarte es la otra incógnita. El central costarricense termina contrato el 30 de junio con la entidad perica y ninguna de las partes se ha pronunciado todavía al respecto. Todo parece indicar que no renovará, pero aún se espera un comunicado por parte del club con la decisión final.


En el Espanyol esperan con entusiasmo el regreso de David López. El futbolista sigue recuperándose de la grave lesión de rodilla que sufrió en el pasado mes de marzo. La evolución es positiva, pero la importancia de la lesión obliga a cumplir con paciencia todos los plazos y no hay una fecha señalada para verle de nuevo sobre los terrenos de juego.

David López sigue recuperándose de su grave lesión de rodilla.

Ante este panorama, la dirección deportiva rastrea el mercado en busca de un central (como mínimo) para contar con una nómina de zagueros que permita afrontar con garantías el exigente calendario que le espera al Espanyol en los primeros meses de la próxima temporada. Si se confirman las salidas de Mario hermoso y Óscar Duarte, los refuerzos en el eje de la defensa pueden aumentar.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre