Derrota amarga del filial del RCD Espanyol, los blanquiazules debían hacer frente a una de las salidas más complicadas de todo el campeonato frente a un equipo llamado a ocupar las primeras posiciones de la clasificación. Los hombres de Gay plantaron cara de forma constante, dominando fases de juego y con opciones para liderar el marcador, pero el partido viró el rumbo de forma drástica en un solo minuto: el 64. En estos sesenta segundos los blanquiazules no pudieron aprovechar un lanzamiento de penalti y, en la jugada inmediata, el Castellón hizo el 1-0 que resultaría definitivo.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre