Test de máxima exigencia para el Espanyol B. El filial perico intentará prolongar su excelente inicio de segunda vuelta con una nueva victoria ante el Hércules de Lluís Planagumà (Ciutat Esportiva Dani Jarque, domingo a las 12h). El equipo de David Gallego se enfrenta al rival más poderoso de la categoría.

El técnico blanquiazul ha expresado que “creo que no hay ningún equipo en la categoría que se parezca por historia, potencial económico, plantilla, prensa… Tiene futbolistas que podrían jugar en Segunda División, pero quieren estar en el Hércules para lograr el ascenso porque saben que es un club con un enorme potencial; es top. No hay una plantilla igual y, encima, se refuerza con varios fichajes”.

Gallego ha recordado que el Hércules llevaba “dos o tres partidos sin ganar, pero en la última jornada remontaron al líder y eso les ha dado mucha confianza”. El entrenador espanyolista ha señalado que es un equipo “muy fuerte defensivamente que juega a no recibir goles (sólo 14) y es muy difícil marcarle. Lo raro es que sólo lleve 18 a favor con todo el potencial que tiene. En cualquier caso, en el momento en el que encuentre la efectividad, será casi imparable”.


El preparador espanyolista insiste en que “no creo que deba luchar por ser primero, sino que debe ser primero por su potencial” y ha añadido que “es un rival que te deja campo, que puede presionar arriba cuando iniciemos y que apuesta por una defensa muy organizada. Tras robo, sus transiciones son muy peligrosas y, por tanto, tendremos que estar muy atentos. Deberemos ser pacientes, porque es difícil marcarles y habrá que tener cuidado porque si marcan, es muy difícil remontarles. Es un partido en el que vamos a competir contra hombres y eso es un aliciente y una gran experiencia”.

El filial llega al partido tras remontar un marcador adverso ante el Lleida y en una buena dinámica de juego y de resultados. “Estamos manteniendo la línea mostrada en el tramo final del 2018. El equipo no pierde la personalidad, sigue creyendo y desde el orden y el trabajo colectivo fue capaz de remontar. Le doy más mérito a esa actitud que a la propia remontada. Muchas veces, en desventaja, los jugadores se vuelven anárquicos, pero nosotros fuimos ordenados: mantuvimos el orden, nos movimos menos y fuimos mejores”. Gallego ha comentado, en este sentido, “que son jugadores que se tienen que preparar para el mundo profesional. La actitud del equipo es muy buena: se centra en generar ventajas y en conseguirlas. Estoy muy contento”.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre