Una de las caras más visibles de las últimas semanas por parte del Gobierno en la gestión de la crisis sanitaria del coronavirus es Salvador Illa. El actual ministro de Sanidad protagoniza varias comparecencias públicas cada semana para informar a la población española de la evolución de la pandemia en todo el país.

Se conoce públicamente el espanyolismo de Salvador Illa. El ministro es aficionado del Espanyol, un aspecto que ha destacado el diario El Mundo en el perfil que ha publicado sobre su figura. Por ello, rescatamos el fragmento referido a Salvador Illa y su sentimiento perico:

No es nada quejica y su lema es «cuando hay baile, bailo». Por tradición familiar es del Espanyol, y eso imprime carácter, ya que en Cataluña la potencia del Barça es muy grande. No está a favor del independentismo ni de la amnistía, por lo que es un hombre clave para Sánchez en el procés. En su tiempo libre lee libros de historia y ensayos políticos en español, catalán e inglés; relee los clásicos griegos y latinos y le apasiona seguir el debate económico mundial. Eso sí, es de la vieja escuela, porque no le apasiona el libro electrónico. Para quitarse el estrés, cada mañana corre como una hora, en vacaciones suele alquilar una casa en el Ampurdán, nada en las playas de la Costa Brava y duerme a pierna suelta, aunque no muchas horas.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre