El síndrome de Estocolmo es aquello que describe la situación en la cual se desarrolla un vínculo afectivo entre los rehenes y sus captores. Algo que parece imposible pero que la psicología humana registra. Este verano algunos pericos han sufrido este raro síndrome. Y es que hemos podido leer en las redes sociales agradecimientos a la televisión pública autonómica por retransmitir los partidos de la previa europea.

Para sentir un pleno afecto a dichos medios conviene recordar un par de aspectos sobre los mismos:

  • El ente público tiene más de 2.300 empleados. Para contextualizarlo: el Grupo Atresmedia tiene 2.040 trabajadores (Antena 3, La Sexta, Neox, Nova, Mega y Atreseries) y Mediaset 1.270 personas (Telecinco, Cuatro, Divinity, Boing, Energy, Be Mad y FDF). A pesar de que haya tantísimo personal es conocida la extraña recurrencia a productoras externas que cuestan miles de millones de euros…

 

  • TV3 y Catalunya Radio han costado -a los sufridos contribuyentes- desde su fundación en 1.983 la friolera de 6.000 millones de euros. En los últimos 5 años el desglose de la inversión pública ha sido el siguiente:

Podemos convenir que este tipo de ente público suele ser un zulo politizado y sectario con excedente de enchufados. Y como además sangran los presupuestos públicos pues podríamos exigir no sólo que nos den la previa del Espanyol sino informarnos cada vez que nuestro querido míster eructe cuando beba CocaCola en su cómodo sofá.

Pero para ser honestos, si no hay dinero para Farmacias, Seguridad o Dependencia menos debería invertirse un porrón de millones de los contribuyentes para contarnos como va la uña partida de Messi, las timbas de Piqué o nuestras andanzas en Ucrania.

TV3 no está sola. En España existen 13 canales autonómicos. Con presupuestos públicos anuales cercanos a los 1.000 millones.

El día que consigamos liberarnos de estos chiringuitos manirrotos tenemos que estar tranquilos, pues hay suficiente capital privado para complacernos sin que nos sometan a este expolio de padre y muy señor mío. Sin ir más lejos, el canal privado de Telefónica, VAMOS de MOVISTAR, ha dado la misma cobertura de la previa españolista que la televisión pública. Además… en abierto.

Tomás Guasch Llovensà

Soci 4.407 i Accionista.

Comentarios

Comentarios

2 COMENTARIOS

  1. Sólo habría faltado que TV3 en lugar de la fase previa de la UEFA, hubiera retransmitido los partidos amistosos del Girona o del Nàstic. ¿Por qué hay que estarles agradecidos si también la pagamos nosotros? De acuerdo con el articulista: ¡Menudo ahorro para nuestros bolsillos si cierran chiringuitos como ése… pero no sólo TV3, con ella todas las demás: telegaita, telechotis, telepaella, telechapela, etc…!

  2. Totalmente de acuerdo. Lo que me gustaría saber de esos mas de 2300, si son trabajadores o personas que simplemente van al trabajo.
    Aún me acuerdo en la década de los 80 cuando TV3 aportó casi 300 millones de pesetas que era aproximadamente el agujero que tenía el FC Barcelona. Todo ello por la retransmisión de los partidos del equipo profesional de balonmano y los de la pretemporada del equipo profesional de fútbol contra holandeses de división regional los cuales terminaban 12 a 0, 14 a 1. El narrador de dichos partidos parece que estaba viendo un partido de copa de Europa y gritaba el décimo gol como si fuera del de una final contra el Steaua (perdón que contra éste palmaron), cualquier otro equipo.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre