Te levantas un día por la mañana y ya mientras te afeitas te das cuenta que sí, que hoy va a ser un buen día, te subes en la báscula y ves que tu peso es el adecuado, te cruzas con tu mujer y te dice que bien te sienta esta camisa que hacía tiempo no te ponías, luego tu hija te dice “papá como me gusta esta corbata”.

Llegas a tu despacho y tu secretaria y tus colaboradoras opinan a coro que el traje que llevas te queda impecable, abres el correo y llega una sentencia que has ganado a base de mucho trabajo, luego el archivo de un procedimiento no tan complicado pero en el que has estado especialmente atinado en el momento justo.

Bajas al bar y allí te encuentras con el socio del impresionante bufete Caper, Lonel and Harry, se trata de un despacho de origen extranjero que se ubica en un edificio gigantesco cerca de donde tú trabajas con tu excelente grupo de gente, de forma humilde pero eficaz.


El colega al que te encuentras en el bar siempre te ha mirado por encima del hombro amparado en sus impresionantes instalaciones, su contacto con grandes clientes, etc… Ese día le encuentras un tanto abatido, este año las cosas no pintan tan bien, los resultados son irregulares, su gran activo Lonel indiscutiblemente un gran profesional ha pillado una jaqueca y no podrá ocuparse de los asuntos en los próximos días.

Además percibes cómo nota tu aliento en el cogote por un tema en el que estáis los dos despachos. Pero él no contaba contigo, está acostumbrado a jugárselo todo contra otros despachos gigantes, pero tú estás ahí, eres del barrio…………..

Perdón, tenía que escribir unas líneas sobre fútbol y no sé en qué estaría yo pensando.

JOSÉ MARÍA FUSTER-FABRA.

Abogado perico.

Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre