Les confieso que ayer al llegar a casa tuve el impulso de escribir una columna bajo el titulo “Iros todos a tomar por culo” el mismo que el disco recopilatorio en directo que sacó del grupo Extremoduro en abril de 1997. Ese y no otro era ayer mi sentir y el de muchos socios hartos, cansados, hastiados y hasta los cojones de todo. Lo peor y más desesperante es que los socios ya ni nos ponemos de acuerdo en echar la culpa. Los jugadores, al entrenador, a la dirección deportiva, a la directiva, o al presidente. El resumen es obvio: “entre todos la mataron y ella sola se murió”.

El problema del Espanyol es estructural ¿Con un presidente chino que vive a miles de kilómetros de distancia y una directiva culé que podía ir bien? Algunos no se han querido dar cuenta de que un club de fútbol no es una fábrica de juguetes, por eso las hojas de calculo de Roger Guasch hacen aguas por todas partes.

El Espanyol carece hoy de sangre, garra y sentimiento de pertenencia. No hay ambición, ni en la presidencia, ni en la directiva porque a la mayoría solamente les importa su nómina mensual, ni en los despachos en los que ya predominan profesionales sin alma blanquiazul. Tampoco ser perico te da la condición de ser un gran profesional, claro que no, pero no puede ser que Pochettino no sirviera, Sergio tampoco, ni Rubi, ni Gallego, ni ahora Machín. Tampoco valía Ángel Gómez, ni Lardín, ni ahora Perarnau o Rufete. El problema es de más arriba, es de idiosincrasia de club. Si no hay nadie en la batuta con una mentalidad ganadora es imposible crecer.


Los jugadores del Espanyol tienen el chollo de su vida, aquí se vive bien, se cobra al día, la mayoría cerquita de casa además y la exigencia es mínima o nula, nadie de la directiva muestra la más mínima señal de ambición o empeño. Nunca hemos tenido tantos portavoces, los portavoces de los portavoces y los palmeros de los portavoces y a la hora de la verdad cuando todo revienta el único que ha tenido cojones de hablar claro ha sido el ultimo en llegar, Machín, que, aunque su parte de culpa tendrá obviamente, al menos ha expresado el sentir de buena parte del socio en cuanto al tema de la ambición y la nula implicación de algunos jugadores acomodados. Eso sí, para llorar aumentos de sueldos si que sacan el carácter, ahí en los despachos todos tienen los huevos como el toro de Osborne, pero ayer el Osasuna se les meó en las piernas y ni se molestaron en volverse.

Solamente he visto tres veces llorar desconsolado a mi hijo mayor, la que más cuando murió su abuelo, mi añorado padre. Las otras dos: una después del gol de Coro y la otra en Glasgow. Ayer mi hija de cinco años al subir al coche me preguntó ¿Por qué nunca gana el Espanyol? Las lágrimas de nuestros hijos las secaremos nosotros, pero lo más triste es que los verdaderos culpables no tendrán que secar la de los suyos, porque ellos no tienen ni puta idea de lo que es ser y sentir el Espanyol. De hecho, ni siquiera les cabe en la cabeza que los pericos sintamos estos colores con tanto ardor y pasión. Como pregona Roger Guasch “no le gusta como somos los pericos” y eso que todavía no nos conoce, eso que todavía no sabe nada de nosotros…

Un día José Manuel Lara Bosch me dijo que en el único sitio en el que le habían llamado “hijo de puta” en su vida fue en el fútbol y varias veces, además. Esos son los pequeños detalles que no salen en el Excell por eso esto no es una fábrica de juguetes o tornillos, ni tampoco un teatro de ópera. Pero claro cuando estemos más en la mierda, ellos no estarán, ni sus palmeros tampoco, ni los que han ido callando durante meses a cambio de miserables prebendas en publicidad. Vergüenza ajena es poco.

Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

  1. Algunas reflexiones en voz alta… Yo lo que no me acabo de explicar es cómo haciendo caja en verano con varias ventas, no se ha fichado a nadie arriba. Si no me equivoco, Vargas no ha metido ni un gol en liga. Queda un mes para el mercado de invierno, pero si por mi fuera traería media docena de tíos, al menos para cambiar el ambiente en el vestuario. Ayer veía las imágenes del banquillo y daba sensación de última jornada, de descenso. Tiempo hay para quedarse en primera, hay 70 puntos en juego y varios equipos que están igual de mal que nosotros, por ejemplo el Celta. Digo yo que no será tan difícil sacar 20 o 25 puntos más en lo que queda de liga…

    Saludos a los lectores de LCD y mucho ánimo

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre