De estómagos agradecidos anda el mundo lleno. Algunos se venden por uno o dos banners de publicidad y otros por cosas de mayor calado. El caso es que cuando un proveedor al que pagas te hace un perfil público a ti como cliente, lo normal es que la objetividad se la pase por allá donde amargan los pepinos y el resultado sea un artículo baboso y peloteando al hombre que te ha metido dinero en los bolsillos por hacer una campaña de captación de abonados nefasta, como nunca antes el Espanyol había tenido.

Y así ha sucedido este fin de semana. El publicista culé Enric Jove, (ya les informamos aquí de su condición de aficionado azulgrana más que manifiesta) se ha dedicado a lanzar todo tipo de alabanzas contra Roger Guasch. El hombre que lo puso al servicio del Espanyol.


Que a Roger Guasch le importa un pimiento el Espanyol y solamente busca el lucimiento personal no es ninguna novedad. Pero que utilice a un proveedor pagado con dinero de las maltrechas arcas del club para lavarse la imagen en un diario resulta bastante deplorable.

Como lo es también untar a algunos medios de comunicación para que blanqueen su lamentable y pésima gestión, pero eso ya lo acarreará cada uno en su conciencia. Porque cuando el Espanyol se vaya un día a Segunda División y Dios no lo quiera. O se acabe de desangrar por la penosa y dañina gestión social, los Guasch, los Jové, los Rousaud, etc… se largarán sin mirar atrás, habiéndose lucrado de un sentimiento que mucha gente vive de verdad en sus carnes. Más pena darán los pericos colaboracionistas, a esos les perseguirá de por vida la guadaña.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre