Tomás Guasch.- Hoy charlamos con Irene Pardo (Barcelona, 1989), socia número 25.571 de nuestro Espanyol. Esta joven profesional de las finanzas tiene un carácter recio, vehemente y valiente. Con esta definición no cuesta entender que sea una enorme periquita. Es del tipo de mujeres que defiende la igualdad en la oportunidad y no la cuota igualitaria. La podremos ver los medios porque Irene es la Presidenta de las Nuevas Generaciones del Partido Popular en Cataluña.

T.G.- Hola Irene, te defines como una apasionada de la política y los animales. Desde hace unos años la política se ha convertido en un auténtico zoológico. ¿Participando en un partido político es posible que mates dos de tus pasiones con un sólo tiro?

Irene Pardo.- La política española ha sufrido un gran cambio, sobre todo, en la última década. El desgaste de partidos históricos como el Partido Popular o PSOE hizo que se crearan partidos nuevos que se introdujeron en nuestra vida prometiendo e ilusionando con una “regeneración” de la vida política en España. Años después, estamos viendo que, esa llamada “vieja política” por algunos partidos se echa de menos en tiempos actuales, políticos en mayúsculas haciendo política de verdad, con sus errores pero con muchos aciertos también. A día de hoy, percibo frustración precisamente por esa ilusión prometida por el surgimiento de estos partidos que al final, no han traído nada, sino, a mi entender, tan solo una degradación del nivel político actual en España.

No quiero generalizar diciendo que todo es un zoológico, detrás de todo el ruido que hacen algunos, también hay muchos políticos que se preocupan, trabajan y que tienen vocación de servicio público.

TG.-  Ser del Espanyol en Catalunya jamás ha sido fácil, ser además del PP de traca i mocador. Lamentablemente sufres amenazas que jamás deberían existir. Cuando dos pericos se encuentran entran en simbiosis y se reconocen como sujetos iguales y su complicidad es plena sin importar nada más. ¿Quizás es en nuestra tribu blanquiazul donde una persona significada como tú se siente más libre?

I.P.- A veces pienso que algunas personas hemos venido a este mundo a sufrir; en mi caso: catalana que defiende la unidad de España en Cataluña, afiliada al Partido Popular y socia del Espanyol.

Cuando te encuentras con un perico, la química entre ambos siempre es mejor de inicio que con el resto, esto es así y seguro que estamos de acuerdo. (jajaja)

Cierto es que, cuando voy al campo del Espanyol, veo y siento el ambiente de esta gran afición, esos 90’ de partido donde todos vamos a una, con el objetivo de animar a nuestro equipo y recordar siempre a aquellos que ya no están, dejando a un lado lo que pasa a nuestro alrededor, dejando de lado todo aquello que no importa cuando se está jugando al fútbol, me parece maravilloso, de una grandeza que no tienen otros clubs en Cataluña aun siendo mucho más grandes, numéricamente hablando. Esa grandeza no se ficha, no se compra; y eso lo tiene el Espanyol, dentro, y fuera del campo.

T.G.- ¿De dónde viene tu pasión por el Espanyol?

I.P.- De pequeña, en el colegio, en mi clase había dos chicos que eran del Espanyol, traían cromos de los jugadores; siempre a la hora del patio estaban juntos, tenían una complicidad especial, esa de la que hablábamos antes y que, por ejemplo, el resto de niños y niñas que eran de Barça no tenían. Recuerdo que se reían de ellos. Muchas veces me sentaba con ellos, les preguntaba y me interesaba. No era del Espanyol en si como se puede entender ahora que sí lo soy, pero recuerdo que cuando perdía el Barça me alegraba junto aquellos dos compañeros míos de clase. (jajaja)

Hace unos 5 años un amigo me invitó al campo del RCDE. Quedamos un poco antes, para ir a tomar una cerveza, y me llevó a “Casa Botillo”. Aluciné. Qué gran ambiente en los alrededores del campo, todo el mundo se conocía y si no, daba igual, tuve la sensación de estar entre una pequeña gran familia. Y así me sentí también en el campo, animé como si ya lo hubiera hecho antes, grité y me emocioné como si tuviera el carné de socia desde que nací. Lo sentí de verdad. Desde aquel día y hasta hoy, no he dejado de animar al Espanyol.

T.G.- Como profesional de las Finanzas, viendo la catástrofe económica que supone el Covid-19 para España en general y para el mundo del fútbol en particular, ¿Cómo ves el futuro más inmediato de la inversión de Rastar?

I.P.- A diferencia de otros clubes con accionistas mayoritarios extranjeros, Chen Yansheng entendió que el Espanyol necesitaba refuerzos y cambios para mantenerse en primera división. Hubo ampliación de capital y se pudo hacer grandes fichajes.

Lamentablemente no pudimos mantenernos en primera. Aún así, el socio mayoritario está demostrando que le importa el club, y ojalá siga siendo así estemos en la categoría que estemos.

T.G.- En los próximos meses la cosa social se va a poner muy tensionada. Hay una sensación muy extendida en cuanto a que la clase política es más problema que solución. Pero de repente aparecen personas en todos los partidos políticos que destilan sentido común, idealismo y optimismo. Danos razones para creer.

I.P.- El gran problema de hoy en día es la desafección de la sociedad con la clase política; como todo, pagan justos por pecadores. No hay que tener una concepción mágica de la política ni tampoco debemos demonizarla y con ella, a todos los políticos.

La irresponsabilidad, la poca altura política y a la vez, la incompetencia de algunos por no hacer sus deberes y cumplir con sus obligaciones, está haciendo que en lugar de hacer la vida más fácil a las personas nos lo pongan más difícil. A la misma vez, cuando sucede esto, y a mi entender, ahora más que nunca, tendemos a echarnos a los brazos de los simplistas, que para mí, derrochan un falso sentido común,  y de los ilusos (falsos optimistas). Debemos creer en el trabajo de aquellos que cuando nos han representado, no ha ido mejor a todos: en nuestro trabajo, en nuestra convivencia, etc. SI yo no creyera que es posible un futuro mejor, no estaría en política por amor al arte. Es posible, hay gente detrás con verdadero servicio público y con ganas de hacer de nuestra tierra un lugar de oportunidades y de paz social.

T.G.- Cuéntanos cuál ha sido el momento que el Espanyol te hizo sentir más orgullosa. 

I.P.- Tengo dos momentos. Recuerdo el día que nos clasificamos para la UEFA, aquella temporada fue increíble (2018/2019). La ilusión que nos regaló el club por volver a jugar en Europa; eso no se olvida; Y dos, el día que el club recibió presiones por parte de la Generalitat para emitir una respuesta respecto el referéndum del 1 de octubre. El club siempre se ha mantenido firme en su postura apolítica, alejado de cualquier connotación de este tipo y centrado en lo estrictamente deportivo y lo que le compete al club, que es el fútbol y hacer cada día más grande al Espanyol.  

T.G.- Desde la política se ha iniciado la llamada “batalla cultural o de las ideas” que tanto está calando en las sobremesas españolas. Unos por hiperactividad y otros por dejadez, es complicado mantener buena elocuencia y equidad en esta guerra. ¿Crees que el Espanyol de Chen está preparado para dar batalla a las provocaciones que algunos sujetos suelen provocar?

I.P.- Estamos viviendo un momento donde unos deciden qué es lo que está bien y qué es lo que está mal; o qué es bueno o qué es malo: Si eres independentista, bien; si eres constitucionalista, mal. Si eres de izquierdas bien, si eres de derechas, mal; si eres del Barça, bien; si eres del Espanyol mal. El problema es cuando se empieza a no respetar las diferencias ideológicas o creencias, y es cuando entra la provocación y como resultado el conflicto. Debemos de ser inteligentes y sobreponernos a la superioridad moral que algunos intentan ejercer sobre otros. Estoy convencida que el club sabrá esquivar de forma elegante la arrogancia y el clasismo que impera en otros clubes de la ciudad.

T.G.- Cuáles son tus sensaciones en este tramo inicial de la temporada y atrévete a pronosticar el fin de semana del ascenso.

I.P.- Las sensaciones de estos primeros partidos son francamente buenas y llenas de optimismo. La segunda división es muy dura y los equipos son físicamente muy fuertes. El Espanyol está siendo muy compacto, sólido y con calidad arriba; ingredientes esenciales e imprescindibles para competir con éxito en esta categoría; Prefiero ser cauta y ver cómo avanza la competición. De momento, le pongo emoción y firmo el ascenso el último segundo de la última jornada. Avisé al principio de esta entrevista, algunos hemos venido a este mundo a sufrir.

T.G.- Hasta aquí este espacio con Irene, nos congratula conocer a periquitas por el mundo que tienen cosas que contarnos. Mucha suerte.

YA PUEDES CONSEGUIR «GLADIUS», LA NOVELA ESCRITA POR ROBERT HERNANDO DE LA QUE TODO EL MUNDO HABLA, EN ESTE ENLACE, FIRMADA Y DEDICADA PARA TI: https://editorialcirculorojo.com/gladius/


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre