El Espanyol sopesa la posibilidad de no renovar con Joma y aprovechar la ocasión para firmar por otra marca líder. Esto es al menos lo que apuntan desde Crónica Global. Rastar Group, encabezado por Chen Yansheng, sigue firme en su la voluntad de incrementar el ritmo de crecimiento y expansión del club, con lo cual pretende dar un paso más en este este sentido.

El proyecto de Mr Chen en el Espanyol no solo es deportivo, sino también económico y de marketing. En el terreno de juego, hasta el momento, todo son incógnitas visto el rendimiento del equipo; en lo económico, el consejero delegado, Ramon Robert, afirmó el pasado viernes que “el ejercicio está por encima de los seis millones de beneficios”, y en el marketing hay un cierto pesimismo por la mala acogida que tuvo el diseño de las equipaciones de la presente temporada.

Con este panorama, y a la espera del despegue del equipo, el club tiene un plan para potenciar el área de marketing ahora que en lo económico se están cuadrando números. El paso sería no renovar el contrato con Joma, la marca que viste a todos los equipos del Espanyol desde la temporada 2015-16, y firmar con una gran compañía deportiva para lograr que la entidad genere más ingresos y así ser más competitivos con el resto de clubes.

Principales candidatas

Adidas y Nike estarían barajándose como posibles candidatas para vestir al Espanyol la próxima temporada. Firmar un contrato jugoso con un gigante del vestuario deportivo supondría un espaldarazo para la marca “Espanyol” en el mundo, reforzándola y situándola con más fuerza en los mercados internacionales.

No sería la primera vez que el Espanyol apostaría por un cambio. La relación del club con las marcas deportivas siempre se ha caracterizado por contratos cortos y, en algún caso, decepcionantes. Hasta el punto de que hoy por hoy está considerado el Espanyol uno de los equipos que más mueve el armario: John Smith (1999-2002), Umbro (2002-2006), Uhlsport (2006-2010), Li Ning (2010-2012), Puma (2012-2015) y Joma.

La firma toledana fichó como patrocinador técnico del RCD Espanyol por tres temporadas en el año 2015 cuando el club perico decidió no renovar su acuerdo con la alemana Puma. Desde entonces su relación siempre ha sido muy buena en cuanto a servicio, pero la sensación es que con el paso de las campañas la relación se ha ido apagando, sobre todo a raíz del diseño de la equipación de este año, muy protestado por los aficionados al reducir en la primera equipación las habituales franjas verticales en la parte frontal, una de las señas de identidad del club que tanto preserva y adora la parroquia perica.

Críticas por el diseño

Las numerosas quejas de los socios en las redes sociales cuando se difundieron los modelos para esta temporada tuvo su réplica. Desde el club se emitió un comunicado para resaltar la buena acogida del nuevo vestuario entre la familia espanyolista, “con un 37% más de ventas en comparación a la temporada anterior en las primeras 24 horas”. Después, poco más se ha sabido, explicado o dicho del ritmo de ventas.

La tercera equipación de la presente temporada también ha recibido numerosas críticas entre la masa social perica.

La cuestión es que los aficionados han seguido criticando los atrevidos diseños de la primera y la tercera equipación, ésta con un estilo difuminado a base de franjas verticales verdes y amarillas. Protestas que no han pasado desapercibidas en el club, que ya tendría sobre la mesa distintas propuestas para vestir al Espanyol las próximas temporadas para relanzar el área de marketing y, sobre todo, aplacar la indignación de sus socios.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre