El Espanyol afronta el partido (16:00h RCDE Stadium) ante la Real Sociedad con la máxima ilusión de poder asaltar a la séptima plaza. La dinámica del equipo con dos victorias consecutivas hace ser optimistas y más jugando el último partido en casa. El encuentro será complicado porque el equipo rival se juega lo mismo. El empate a puntos en la clasificación con los vascos hace prever un partido de tú a tú buscando la victoria hasta el final y esperando a lo que suceda en el Sánchez-Pizjuán.

El entrenador cree en las opciones del equipo y para ello apela a como ha visto al vestuario en las horas previas al trascendental encuentro, la probable primera final de la era de Cornellà-El Prat: «Es un partido muy especial. Mañana puede ser un día mágico. El estado del vestuario es inmejorable. A final de temporada, al técnico le suele costar tirar para entrenar y, en cambio, esta es de las semanas que más contento estoy. Transmiten confianza».

Los Txuri-urdin también llegan con la moral alta después de encadenar tres victorias. Cuentan con bajas sensibles y tienen la esperanza de dar la sorpresa como visitantes y colarse en la UEFA Europa League. En el partido de la primera vuelta ganaron por 3-2 y fue una muestra de lo que podría suceder esta tarde en el campo perico. Es un equipo con un potencial notable en la zona ofensiva y con una buena pareja de centrales.


El entrenador Imanol Alguacil tiene claras las opciones de su equipo en cuanto a escalar al séptimo lugar: «Lo tengo claro que si nosotros ganamos, el Sevilla va a ganar al Athletic por lo que se juega, conozco al míster y a la afición y al equipo que va a salir a pelear la Champions, va a ser un partido complicado para el Athletic».

El partido entre Espanyol y Real será un gran broche a una temporada con altibajos, pero con evolución de muchos componentes de la plantilla.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre